Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece a los 91 años Rogelio Sánchez, mítico jugador de bolos natural de Celles

Logró decenas de triunfos y los más veteranos admiraban sus dotes de manista: "Era increíble"

Rogelio Sánchez Solís, a la izquierda, en una fotografía histórica junto al tirador poleso Rubén. | Reproducción de «Bolos, el juego de Asturias»

Siero ha perdido a uno de sus referentes bolísticos más veteranos: Rogelio Sánchez Río, que falleció ayer a los 92 años. El funeral por su eterno descanso se celebra hoy en la Pola a las cinco de la tarde. Será enterrado en el cementerio parroquial de Vega de Poja.

Con él se va uno de los jugadores de más solera, conocido en sus años como Rogelio de Celles, que empezó a tirar con apenas doce años. Tal y como recoge el libro "Bolos, el juego de Asturias", Sánchez Río nació el 27 de noviembre de 1929 en la parroquia sierense de Celles y trabajó toda su vida en la construcción y en la labranza.

Hijo de una familia conocida, puesto que sus padres regentaban un chigre, el Bar Celeste, mamó desde bien temprano la afición a este deporte. El bar tenía bolera y en ella se hacían fiestas con gaita, tambor y acordeón, por lo que también presumía de ser aficionado a la música desde pequeño.

De hecho, ganó su primer concurso a la edad de 14 años en la localidad sierense de Muñó. Con 15 repitió en la localidad vecina de La Collá. Fueron los dos hitos que le hicieron plantearse jugar más en serio, inscribiéndose en varias peñas para ello. Así, pasó por las de Lieres, Siero, Estrada, Covadonga, Morica y Titi, Sus dotes como manista llamaban la atención en la región, hasta tal punto de que fue mentado en varias ocasiones como el mejor jugador de concursos por parte de grandes de la época, que lo consideraban un jugador "increíble".

Hazañas

Entre sus hazañas figura el haber hecho ochenta bolos en las fiestas de San Félix de Valdesoto, en la bolera de Remigio. "Ocho días más tarde, en La Parraguesa, firmó 19 bolos dos veces, alcanzó 73", recoge el libro sobre los grandes de los bolos en la región. También triunfó en la bolera Ideal Rosales y El Cordial, y se hizo con el último de los concursos que el Ayuntamiento de Oviedo organizó en el Campo San Francisco.

En el año 1952 fue campeón del concejo de Siero en la bolera de El Parque, jugando la final contra su hermano. Los veteranos recuerdan, entre otros lances, una victoria en un mano a mano con Magdalena en la bolera de Florín, en La Felguera.

En esta última localidad se llevó una copa de plata y mil pesetas en las tiradas, así como una copa de oro que se disputaban los ocho primeros.

Equipos

Además, Rogelio Sánchez Río fue campeón por equipos en la Feria de Muestras, con la peña Titi, y con Lieres también se hizo con el campeonato de Asturias en el mismo escenario. Se le daba bien la feria gijonesa y a él mismo le gustaba recordar cómo en una ocasión quedó el primero individual con 150 bolos.

Consiguió ser seleccionado como cabeza de serie por el Comité de Competición del Torneo de Hogares del Productor en los años 50, un importante logro para los jugadores. También brilló en los torneos de San Mateo, en Oviedo, que vieron muchos de sus triunfos.

Con él se va uno de los más veteranos y recordados jugadores de Siero, concejo que ha dado numerosos ases en el mundo de los bolos y que puede presumir de seguir contando con una afición fiel.

Compartir el artículo

stats