El Principado alertó ayer de un nuevo intento de estafa en las residencias de mayores. En esta ocasión, el organismo autónomo Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias (ERA) tuvo constancia de una llamada el pasado sábado, a la residencia de Lugones (Siero) inaugurada en abril, en la que se intentó estafar a un trabajador casi 3.000 euros.

Los estafadores, que se identificaron como trabajadores de la empresa, se pusieron en contacto con la Conserjería del centro para informar de que se iban a recibir varios paquetes con un nuevo sistema de videovigilancia. Durante la llamada, adujeron problemas con la tarjeta de crédito de la dirección y reclamaron al conserje un pago de 2.988 euros con su tarjeta. La responsable de la residencia informó de inmediato a la gerencia del ERA.

Este es el segundo intento de estafa detectado en lo que va de año. En octubre de 2020, varias residencias recibieron llamadas pidiéndoles pagos por material sanitario.