Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siero, concejo que más engorda su padrón con vecinos procedentes de otras zonas de Asturias

Las migraciones internas aportaron 418 personas al censo | Villaviciosa, Llanera y Gozón completan el ranking de territorios con saldos más positivos

Parque de Pola de Siero, lleno de familias con niños. | LNE

Siero es el concejo de Asturias donde más engorda el padrón local a costa de los cambios de residencia entre municipios. En concreto, el año pasado acogió a 418 vecinos procedentes de otros puntos del Principado. La cifra es el resultado de lo que estadísticamente se denomina «saldo interno» de los movimientos migratorios que se producen dentro de la propia comunidad.

El concejo encabeza este listado en el que le siguen Villaviciosa, donde llegaron 181 vecinos el pasado ejercicio desde otras zonas de Asturias, y Llanera y Gozón, que comparten el tercer puesto de este ranking, con 90 residentes cada uno venidos desde otros municipios a lo largo de 2021. Estos datos contrastan con los de dos de los grandes concejos de la región, Oviedo (con un saldo interno negativo de 648) y Avilés (con uno también negativo de 279). Se trata de municipios en los que los que se marcharon a otras zonas de la región fueron muchos más de los que llegaron procedentes de ellas.

«Los movimientos migratorios internos son aquellos que van de un concejo asturiano a otro. Tradicionalmente, Oviedo y Gijón eran receptores netos de población de otros concejos, pero en 2021, por segundo año consecutivo, presentaron saldo negativo. Los mayores saldos internos positivos los registran Siero (418) y Villaviciosa (181)», explica la entidad. «Los más negativos corresponden a Oviedo (-648), Avilés (-279) y Langreo (-87)», añade la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (SADEI) acerca de los datos correspondientes a 2021 que acaba de publicar.

Si se acude a los resultados detallados de las cifras estadísticas, se comprueba también que Llanera y Gozón comparten el tercer lugar de los concejos con saldos positivos, tras Villaviciosa. Después aparecen Corvera, con un balance también favorable de 70 censados que vinieron de otros puntos de Asturias, y Castrillón, con uno de 67.

Hay además otros números llamativos relacionados con el auge de municipios pequeños. Destacan casos como el de Soto del Barco, con un saldo favorable de 36 vecinos venidos de otros territorios asturianos, o el de Las Regueras, con un balance en este mismo sentido de 34 empadronados más.

También hay saldos internos positivos en municipios como Illas, con 31 censados a favor del concejo, Pravia, con 29, o Grado, con 21. En el Oriente destaca Ribadesella, con un saldo interno a favor de 24 censados procedentes de otros concejos. En el Occidente hay asimismo balances positivos, caso de Boal o Coaña, con un saldo a favor en ambos casos de 12 vecinos.

Estas cifras parecen constatar la tendencia de incremento poblacional de municipios de pequeño o mediano tamaño ubicados en el área central asturiana, con buenas comunicaciones y, por tanto, a cortas distancias en tiempo de las grandes ciudades. Se trataría de una dinámica que empezó a notarse a partir de los confinamientos por la crisis sanitaria, cuando muchas personas optaron por buscar residencias en puntos menos poblados e incluso en zonas rurales de estos territorios, muchos de ellos con desarrollos residenciales de vivienda unifamiliar en pequeños núcleos de población.

En el caso de Siero, concejo que lidera en el Principado la ganancia de vecinos que llegan procedentes de otros municipios, el territorio cuenta también con la gran urbanización de La Fresneda, en crecimiento constante y que en los últimos años ha sido imán para población de concejos próximos, como Oviedo o Gijón. Este último municipio tampoco sale bien parado en esta estadística, pues cuenta con un saldo negativo: los movimientos migratorios internos supusieron una merma de 24 vecinos.

Según SADEI, no puede establecerse un perfil concreto sobre la tipología de las personas que deciden moverse de un concejo a otro de Asturias, si bien sí ofrece una dato al respecto: la mitad de los migrantes tiene entre 20 y 44 años.

Los datos


  • Líder del listado. Siero es el concejo que más habitantes sumó a su padrón gracias a las migraciones internas en Asturias. Esto es, a las personas que ya vivían en el Principado pero decidieron cambiar su lugar de residencia de un municipio a otro y optaron por el sierense. En total, lo eligieron 418 personas el año pasado, según SADEI.
  • Territorios receptores. Villaviciosa ocupa la segunda posición de los municipios que más población de otras zonas de la región atrajeron el año pasado. Así, 181 de los habitantes registrados en el ejercicio llegaron desde otros territorios asturianos al maliayés. Por orden de mayores saldos migratorios internos positivos le siguen Llanera y Gozón, que comparten el tercer puesto del listado.
  • Más salidas que entradas. En el extremo contrario, en el de los concejos que registraron más salidas que entradas en su territorio, se encuentran Oviedo y Avilés, con saldos negativos. Los grandes núcleos de población son ahora, según la estadística, los que registran más éxodos que llegadas de vecinos procedentes de otros puntos de la comunidad. También Gijón presenta cifras desfavorables.

Compartir el artículo

stats