"Los niños son primero que los coches". El alcalde de Siero, el socialista Ángel García, se mostró ayer así de tajante ante la polémica surgida entre los colegios de la Pola Celestino Montoto y Hermanos Arregui. Estos centros se disputan desde el fin de la pandemia el uso de una zona que primero fue aparcamiento, después se acondicionó como espacio de patio y filas para los pequeños y que ahora los docentes del primer colegio quieren recuperar para estacionar sus vehículos.

La polémica ha llegado a los responsables de la inspección educativa y al Ayuntamiento, que han mantenido reuniones con las direcciones de ambos colegios sin llegar por ahora a acuerdos. Pero el regidor sierense es claro. "Evidentemente es infinitamente más importante que los niños tengan seguridad para acceder a un edificio educativo que no que un profesor quiera aparcar el coche a la puerta del colegio, no hay nada que discutir", zanja Ángel García. Recalca además el regidor que "los niños son la prioridad total y absoluta, y los centros educativos no se pueden convertir en aparcamientos de supermercados".

Así las cosas, la solución podría presentarse de forma rápida y sin mucho margen de duda a la hora de tomarla, si bien el regidor puntualiza que "actuaremos conjuntamente con inspección, las direcciones de los centros y las asociaciones de madres y padres", pero teniendo muy claras las prioridades. "Los niños son lo más importante", repite una y otra vez el mandatario.

Es el mismo argumento que esgrimen también desde el colegio Hermanos Arregui, que reclama para sus niños este espacio. Un área en la zona sur del complejo educativo que coincide con una puerta de acceso a este colegio, y que antes de la pandemia los profesores del Celestino Montoto utilizaban como parking.

El debate sobre el espacio

Con la llegada del covid, y para mantener las distancias exigidas por la normativa antivirus, los directores de los dos centros acordaron que se dejaría de utilizar el parking y que en él se acondicionaría una nueva zona de patio para los pequeños del Hermanos Arregui. El arreglo fue toda una bocanada de aire para este centro, toda vez que hasta entonces los niños de primero y segundo de Primaria se veían obligados a pasar el recreo en una zona estrecha, un pasillo de acceso hacia el Montoto.

"Me di cuenta entonces de que los niños habían estado fatal, sin espacio para correr y jugar", reconoce la directora del Arregui, Eva Iglesias, dispuesta a defender con uñas y dientes el patio en el que han vuelto a estacionar los profesores del otro colegio. Iglesias recuerda que durante la pandemia se acondicionó otra zona de parking en la parte trasera del colegio, y que por lo tanto "no se trata de un problema de espacio".

En el Montoto, por su parte, defienden el derecho a usar este aparcamiento porque "entendemos que en el Arregui tienen espacio suficiente para sus actividades sin tener que utilizar el parking que lleva usando este centro desde que se inauguró", indica el director, Javier García, que también pide por escrito la argumentación "del uso que pretenden".

Mientras tanto, los coches llevan aparcados de nuevo en este espacio desde el lunes, y los niños del Arregui lo utilizan como zona de filas en la entrada y de patio de juegos al recreo, con el temor del centro por su seguridad. "Yo no puedo dar órdenes a los maestros de otro colegio, y así que no puedo garantizar que no pase nada", alerta la directora del Hermanos Arregui, Eva Iglesias.

Comienzan las obras de la nueva plaza de El Berrón, futuro centro neurálgico de la localidad


El Berrón está a un paso de convertirse en una localidad "más habitable y más amable" para sus vecinos. Ayer mismo dieron inicio las obras de construcción de la Plaza del Ferroviario, el nuevo gran espacio de ocio y encuentro del que dispondrán los habitantes de la villa, con amplias zonas de juegos infantiles y concebida como pieza central del nuevo diseño urbano local. Los trabajos se desarrollarán entre la Avenida de Oviedo y las calles Los Laureles y Rodrigo Muñiz Fernández, con un presupuesto de 1,2 millones de euros y un plazo de ejecución de siete meses. La nueva plaza tendrá una superficie de 3.234 metros cuadrados en la que se recreará una vía del ferrocarril. En sus márgenes se colocarán magnolios, mientras que en el resto de zonas se plantarán árboles autóctonos. La zona de juegos infantiles tendrá 420 metros cuadrados y se habilitará una zona de aparcamiento con 74 plazas. El alcalde, Ángel García, aprovechó para urgir a Demarcación de Carreteras la ejecución del plan de mejora de la Nacional 634 a su paso por El Berrón para contribuir a la mejora de la localidad.