Suscríbete La Nueva España de Siero

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto Pajares Concejal de Hacienda de Siero

"Siero logró un ecosistema favorable para que las empresas y la gente quieran venir"

"La política es mundo muy duro y exigente y no se valora el esfuerzo que se hace; no lo he decidido aún, pero a día de hoy creo que no seguiré"

Alberto Pajares, en el Ayuntamiento de Siero, ante el mural verde que preside el acceso al despacho de Alcaldía. | L. C.

Alberto Pajares San Miguel es el concejal de Hacienda de Siero, artífice en gran medida de los presupuestos municipales recién aprobados y que convierten al municipio en el primero de_Asturias en sacar adelante sus cuentas para 2023. Vecino de La Fresneda desde 1989, es licenciado en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Oviedo, donde también realizó un postgrado como Experto en Bolsa y Gestión de Patrimonios. Después de varios años en política, ahora se plantea dejarla. «Es un mundo muy duro», reflexiona.

¿Ha sido complicado sacar adelante este presupuesto?

–Ha supuesto mucho trabajo. Poder hacerlo en estas fechas es muy complicado porque ello supone trabajar en verano, cuadrar agendas con la parte política y con un equipo de funcionariado que esté implicado en el trabajo organizando sus vacaciones. Además al empezar pronto, los escenarios van cambiando, salen cosas nuevas que es necesario ir cambiando en las cuentas sobre la marcha. Pero verdaderamente es muy importante poder contar con las cuentas ya, a pesar de la exigencia, porque ello nos permite poder ir licitando obra de forma adelantada para que a principios del año que viene se puedan ir ejecutado. De este modo conseguimos este alto grado de ejecución.

–¿Esperaban más apoyo a las cuentas tras las reuniones con los grupos políticos?

–La verdad es que son justo los que yo esperaba.

–¿Son las mejores cuentas posibles?

–Es un año muy complicado, seguro que se pueden mejorar, pero el trabajo de planificación permite trabajar más cómodamente y conseguir los objetivos. Esto no es un presupuesto que se queda en papel, año a año todo lo que viene aquí se está cumpliendo, y eso es lo importante. Es la línea que vamos marcando desde 2015, cuando llegamos al gobierno sin presupuesto. Y en este punto he de decir que es fundamental hablar con los técnicos, ellos son los que saben y que a veces se les tiene poco en cuenta, sobre todo para ver cómo hay que desarrollar el trabajo. Y tenemos gente muy buena en este sentido. Es un año convulso para todo el mundo, y todos lo notamos.

–Explíquese.

–Es difícil plasmar la incertidumbre en los presupuestos, al final tenemos que actuar como una familia con sus ahorros: ver qué es lo importante. Nos critican por haber amortizado plazas, pero tenemos que ver qué es mejor, si es mejor mantenerlas o vale más un contrato externo. Lo bueno es que partimos de una situación buena porque llevamos muchos años trabajando en la buena línea, sin deuda y con remanentes, pero habrá ayuntamientos que lo pasen mal. Hemos conseguido los objetivos clave de acabar las obras que ya estaban contempladas y tener el presupuesto del año que viene en tiempo y forma. Y dejamos un colchón para después de las elecciones que, gobierne quien gobierne, tiene un margen importante de actuación.

–¿Hasta qué punto les ha ayudado la buena dinámica económica del concejo? ¿Tiene techo esa bonanza?

–Ahora mismo Siero tiene muchas ventajas, siempre hemos estado en el centro, pero es verdad que no se le daba la importancia que tenía. Somos el punto de unión de Oviedo y Gijón, somos el concejo con más llagares de Asturias, tenemos la Central Lechera Asturiana, Parque Principado es el único centro comercial que funciona de forma excelente, muchísimos polígonos y una amplia variedad de formas de vida: tenemos la Pola y Lugones, El Berrón, la zona de La Fresneda, la zona rural…Es una ventaja contar con tanta variedad, con precios más bajos y con todo cerca. El territorio da oportunidades, y la gente lo está viendo. Y en Urbanismo se está haciendo un trabajo muy bueno, junto con el alcalde. Siempre digo que Ángel García es un genio para esto, está completamente implicado, reuniéndose con todos los agentes y molestándose en que cuando una empresa quiere venir a Siero, las licencias se agilizan y la gente ve facilidades que no hay en otros municipios. La prueba más palpable está en Amazon, que aunque no tenga aún fecha de apertura, el edificio ya está hecho y pagando sus impuestos, algo que no se hubiera conseguido si no hubiéramos sido ágiles. Hemos conseguido generar un ecosistema en Siero favorable para que tanto los particulares como las empresas quieran venir, con espacios como Bobes para facilitarlo.

–¿Se ha quedado algún proyecto fuera del presupuesto?

–Yo tengo en una caja todos los trípticos del programa electoral que teníamos y prácticamente todo está hecho o en fase de ejecución y hemos hecho incluso más de lo que teníamos en el programa. Siempre queda algo porque vamos a un nivel de máximos, y hay cosas que son de más de un mandato, pero hemos logrado más inversiones durante todo este ciclo de cuatro años de las que teníamos previstas. Muchas veces la oposición pide más edificios e instalaciones, pero tenemos que ser muy cuidadosos con el gasto corriente que ello nos va a generar. En el Patronato Deportivo por ejemplo creo que tenemos más instalaciones que las que deberíamos tener, y son muchos gastos que asumir en un momento complicado. Por eso hay que analizar muy bien las inversiones.

-¿Será un presupuesto más centrado en la Pola el del año que viene?

–Hay un proyecto importante para el parque de la Pola, como lo hay también para la senda entre Lugones y La Fresneda. Es verdad que a veces se ha intentado desgastar políticamente con el argumento de que solo se mira por Lugones, pero lo cierto es que siempre se han hecho muchas cosas aquí. Históricamente los presupuestos eran «polacentristas» y hay necesidades en todos los sitios. La diferencia entre la Pola y Lugones era enorme y ya no lo es. Este mandato en la capital hemos hecho los accesos oeste, dos parkings, se arregló el Paraguas, se hizo una estación de autobuses, la escuela infantil... Lo que pasa que siempre ha ido por delante de otras localidades y las necesidades ya estaban mejor cubiertas. Nuestro programa es para consolidar el territorio. Lo que no podemos es entrar cada año en una guerra entre cada una de las 29 parroquias. El feedback que recibimos es que la gente valora que se están haciendo cosas, que pagan pero se hacen inversiones, y eso es lo importante.

–¿Es el último presupuesto de Alberto Pajares?

–A día de hoy diría que no voy a seguir. La vida da muchas vueltas y aún hay tiempo, pero esto es muy exigente, hay que estar muy fuerte porque cada día recibes críticas diarias y nadie valora a los políticos ni les agradece el esfuerzo. No lo sé muy bien aún, tendré que tomar la decisión, pero creo que no quiero seguir, lo hablaré con los compañeros y la familia porque el cuerpo me pide un cambio. 

Compartir el artículo

stats