Las obras de reparación del puente de acceso a La Fresneda se iniciaron ayer, lunes, y durarán unas seis semanas, según la estimación del Ayuntamiento. Los trabajos suponen el corte del acceso a través de este paso, que se suma al que afecta al tramo de la AS-17 (Langreo-Avilés) que pasa por debajo.

La infraestructura resultó afectada por el accidente que se produjo el pasado 21 de junio, cuando la carga de un camión que pasaba por la AS-17, bajo el puente, impactó contra la viga exterior del tablero, haciendo que esta se seccionara. Los daños, por el riesgo de caída de trozos del tablero hacia la calzada de la autovía, obligaron entonces a cortar en una dirección el tramo de la AS-17 en la zona que va desde cerca del Llagar El Quesu hasta la rotonda que da acceso a la autovía, que seguirá cerrado mientras se desarrolla la obra en el paso elevado.

Nada más producirse el accidente del camión, el Ayuntamiento sierense impulsó de manera inmediata el proyecto de reparación por el procedimiento de emergencia, con una dotación económica de 187.750,48 euros. Aunque se agilizó de este modo todo lo posible, para el comienzo de los trabajos era necesario que se concluyeran las "vigas doble T", un tipo de estructuras que se fabricaron a partir del encargo concreto para este puente. Es ahora, una vez finalizadas, cuando pueden comenzar las labores de reparación del puente, que suponen una renovación de parte de su estructura.

Responsables y técnicos, bajo el puente, en cuya viga se aprecian los daños que causó el impacto de la carga de un camión, en una imagen del pasado junio.

A lo largo de las próximas semanas se procederá a la demolición de la mitad del tablero afectado, que dará paso al montaje de las vigas, el hormigonado del nuevo tablero y la colocación de barreras, barandillas y el aglomerado.

El inicio de los trabajos, que ayer visitó el alcalde, Ángel García, implica el corte total de este acceso a La Fresneda por el Sur desde la autovía AS-17, por lo que, durante el tiempo que duren –existe esa estimación de seis semanas–, todo el tráfico de la urbanización sierense deberá canalizarse por los accesos oeste y norte a la antigua carretera de Gijón (AS-381).