Agentes de la Policía Nacional pertenecientes a la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Asturias, intervinieron, el pasado 14 de septiembre, un total de 20 kilogramos de sulfato anfetamina (speed) a raíz de una investigación centrada en una de las traficantes más activas de la región vinculada en los últimos diez años a varios de los entramados delictivos más importantes que han operado en el Principado de Asturias. Se trata del segundo mayor golpe en Asturias contra este tipo de sustancia, después de los 37 kilos que se incautaron a la "banda de Piuki" en 2012, cuyos ocho miembros fueron condenados a penas de entre ocho años y seis meses en 2016. El "speed" incautado habría alcanzado en el mercado ilegal de la droga un precio 300.000 euros como mínimos. Y es que el "speed" se ha convertido en la "droga de los pobres", dado su bajo precio, 15 euros el gramo, que puede llegar incluso a diez.

Las primeras gestiones partieron de varias informaciones que apuntaban a movimientos extraños de personas, que accedían al interior del domicilio de una mujer, situado en una urbanización a las afueras de Pola de Siero. A través de los distintos dispositivos de vigilancia establecidos al efecto, se pudo comprobar cómo, durante periodos de tiempo muy concretos, se producía un continuo trasiego de personas que accedían al interior del domicilio, donde permanecían escasos minutos, contando alguno de sus titulares con antecedentes por delitos de tráfico de drogas, investigados en ocasiones anteriores. Interpretando que este lugar pudiera constituir un punto de venta de sustancias estupefacientes, donde la investigada recibiría a sus clientes, se dio inicio al control operativo del inmueble, siendo el pasado 14 de septiembre, cuando al sentirse controlada, trató de darse a la fuga a bordo de una furgoneta,  siendo interceptada por los agentes actuantes.

Realizada una primera inspección en el interior del vehículo, se pudo observar como la tapicería de los asientos traseros se encontraba despegada por sus partes laterales, y una vez levantada ésta, se observó que la base había sido soldada, mostrando por lo tanto una evidente manipulación. Al ser preguntada por este aspecto, comenzó a mostrar una actitud aún más nerviosa, confesando finalmente que bajo el asiento, se encontraban ocultos veinte kilogramos de "speed". Para llegar a ellos había que accionar un sofisticado sistema electro-magnético de apertura.

En el registro posterior practicado en el interior de su domicilio se ocuparon dos armas simuladas, una de ellas modificada para efectuar fuego real. La investigación, denominada policialmente "operación Forja", culminó el pasado día 27 de septiembre con la detención del titular de la furgoneta donde se ocultaba el material estupefaciente, un varón sin antecedentes policiales. Y es que suele ser habitual que se utilice a terceras personas que en principio puedan parecer ajenas a la investigación, con el objetivo de dificultar la detección de estos vehículos modificados con sistemas de ocultación, a cambio de algún tipo de contraprestación.

En la "operación Forja" se han intervenido 20 kilogramos de sulfato de anfetamina (speed), una furgoneta habilitada con un sistema oculto o caleta para el transporte de estupefaciente, un arma de fuego simulada, modificada para hacer fuego real, un arma de fuego simulada, cinco cápsulas de aire comprimido para su uso en armas simuladas, 3 gramos de cocaína y 240 euros en efectivo.

Como decíamos más arriba, esta intervención es la segunda más importante registrada en la región, en relación a este tipo de sustancia, solo superada por los 37 kilogramos de "speed", que fueron intervenidos en el año 2012 dentro de investigación denominada policialmente como "Operación Refugio".

Los detenidos quedaron a disposición del Juzgado número dos de Siero, el cual decretó la libertad con cargos del dueño de la furgoneta y la entrada en prisión de la mujer detenida por tráfico de drogas.