Suscríbete La Nueva España de Siero

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los nuevos dueños del palacio de Celles inician los trámites para su recuperación

"Por fin vemos luz", señala el Ayuntamiento tras dar licencia para los primeros trabajos de conservación, previos al inicio de la rehabilitación

Estado actual de la fachada del edificio, en ruinas en su interior. | P. T.

La propiedad del palacio de Celles ha solicitado la licencia municipal necesaria para el desarrollo de las primeras actuaciones sobre el inmueble, del siglo XVII y una de las joyas del patrimonio de Siero. Según ha podido saber este periódico, el proyecto para el que se pide permiso de actuación, que ha sido abordado en Junta de Gobierno local, consiste en una primera fase de labores "de mantenimiento y conservación, para profundizar sobre el estado del conjunto edificado y su entorno inmediato, en el marco de un proyecto de intervención mínima que irá sucedido de un proyecto de conservación, consolidación y rehabilitación del palacio de Celles".

La empresa que ha solicitado la licencia se llama Onutpen 2018 SL, tiene sede en Madrid y se dedica a "actividades de intermediación en operaciones con valores y otros activos". Se trataría de la sociedad propietaria, cuyo administrador único es un empresario gallego, Santiago Fernández-Reinante Salvatierra, tal y como ya adelantó este diario en septiembre pasado. No hay más datos por el momento acerca de si tras la operación hay otros actores. Hace meses se apuntó a la posibilidad de que la adquisición estuviera vinculada a una conocida empresa que compra propiedades de este tipo para su rehabilitación, pero ni fuentes municipales ni autonómicas han confirmado este extremo.

La noticia sobre el primer movimiento que apuntara en la dirección de la recuperación el palacio de Celles era muy esperada, pues desde que hace algo más de un año fue adquirido por un nuevo dueño los vecinos y el propio Ayuntamiento anhelaban que se dieran pasos para conservar la emblemática construcción, en muy mal estado.

"Por fin vemos la luz al final del túnel en el palacio de Celles", aseveraron ayer desde el Ayuntamiento, aliviados porque, tras muchos años de abandono, los nuevos propietarios del inmueble hayan solicitado ya la licencia municipal necesaria para el desarrollo de las primeras obras de limpieza y conservación del edificio y su finca. Los responsables municipales no tienen más datos de la sociedad que su nombre y también desconocen cuáles pueden ser las intenciones de esta respecto a futuros usos. "No sabemos nada más de ellos ni de sus intenciones para con el edificio", sostienen el alcalde, Ángel García, y la edil de Urbanismo, Susana Madera, que comparecieron tras aprobar por un unanimidad la concesión de la licencia para estos trabajos en Junta de gobierno local.

El regidor explicó que en esta primera parte de los trabajos de lo que se trata es de "apuntalar los elementos en peor estado, de manera que no continúe el deterioro". Esas labores de consolidación y limpieza tendrán un coste de 78.343 euros y un plazo de ejecución de dos meses y medio. "Sea quien sea el comprador y sea cual sea el uso final que se dé, para vivienda o negocio, solo podemos expresar gratitud a los propietarios, porque estas actuaciones salvarán a este icono del patrimonio de una ruina segura; esta noticia es una gran alegría", subrayó el Alcalde.

El palacio, joya del barroco, es Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2003. El gobierno local está ahora a la espera de que "los propietarios se reúnan con nosotros para conocernos y que nos presenten el proyecto de rehabilitación integral del palacio", señala el regidor. Y con ello se cerraría un largo camino que "nos ha sacado más de una cana, porque era una de las grandes preocupaciones de Siero para con su patrimonio". Y en este sentido, García deslizó una crítica a "unas leyes que en lugar de ayudar a conservar, ponen trabas, debería darse una vuelta a eso".

Los vecinos, "muy contentos", pero escépticos "hasta que no veamos colocados los andamios"

"Estamos muy, muy contentos, pero hasta que no veamos un andamio puesto, no lo celebraremos como se merece". Carmen Blanco, presidenta de la asociación de vecinos de Celles, recogía ayer con prudencia las últimas nuevas con respecto al palacio por el que llevan tantos años luchando. "Desde el 2007 llevamos con este tema, así que permítannos que seamos prudentes y un poco escépticos", explicaba ayer, "cansada de que se digan muchas cosas que luego acaban en nada". De llegar a buen puerto el proyecto, "será la mejor de las noticias, nadie mejor que nosotros sabe lo que esto significa para la parroquia", afirma Blanco, quien ha denunciado el abandono del edificio incansablemente en los últimos años. El último sobresalto tuvo lugar hace unos meses, con un incendio en la que fuera la cuadra del complejo y que obligó a intervenir a los Bomberos.

Compartir el artículo

stats