Suscríbete La Nueva España de Siero

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santiago García Presidente del Hogar del Pensionista de El Berrón

"La pandemia nos afectó mucho, fallecieron más de 130 socios"

"Tenemos el objetivo de seguir creciendo y retomar la normalidad, que la gente se anime a participar como antes"

Santiago García, en el Hogar del Pensionista de El Berrón. | L. Palacios

Santiago García Fanjul es el presidente del Hogar del Pensionista San Martín de la Carrera de El Berrón, uno de los mayores de Asturias. Está inmerso en la recuperación de la actividad tras la pandemia, con un mes dedicado a la cultura.

–¿En qué situación se encuentran?

–Somos de los mayores hogares de Asturias. Ahora mismo tenemos 1.900 socios, pero llegamos a ser 2.200, aproximadamente. El covid nos diezmó. Durante la pandemia fallecieron más de 130 socios, que tengamos constancia, y hay muchos que no sabemos qué ha sido de ellos. Tenemos socios de toda Asturias. De Oviedo, Gijón, Langreo, del Occidente...

–¿Qué tiene de especial esta entidad?

–Por ejemplo, el mes cultural, que cogió un auge enorme gracias al nivel de los ponentes. Aquí vinieron oradores de mucha categoría de la mano del doctor Lozano, Lázaro Polledo o el fallecido Juan Camino, que tenía muchos contactos y consiguió traer a mucha gente de forma altruista, gente que daba conferencias a nivel mundial y que, de repente, venían al Berrón. Estas instalaciones no las hay en ninguna parte. Vienen presidentes de otros hogares y se sorprenden con lo que tenemos.

–¿Han recuperado la plena actividad tras la pandemia?

–Fuimos arrancando poco a poco, pero a la gente le cuesta mucho venir, no se decide como antes. Ahora mismo, habrá unas 80 personas jugando al bingo, pero llegamos a ser 130 en una sala. Notamos que la gente viene a una actividad puntual y se va. De cara al futuro, queremos consolidar la vuelta a la normalidad como antes y este mes cultural es ya un reflejo de ello. En diciembre haremos de nuevo el baile de Nochevieja, que era otra de las grandes citas. Lo que nos falta ahora es que la gente se anime a venir, que se le quite el miedo y podamos festejar como lo hacíamos antes, con todo el mundo.

–¿Quieren más socios?

–Eso esperamos. Pese a que la pandemia nos afectó mucho, desde que abrimos hace un año ya hemos captado más de cien nuevos socios. La gente, según se va jubilando, va viniendo. Aquí pagas una cuota muy baja, de 13 euros al año, y con eso tienes muchas prestaciones. Damos el bollo y la botella de vino tres veces al año, repartimos pasteles, hicimos un amagüestu con 130 kilos de castañas y 100 litros de sidra dulce... El año pasado no hubo subvenciones ni del Principado ni del Ayuntamiento, que son vitales para nosotros.

Compartir el artículo

stats