Suscríbete La Nueva España de Siero

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Once meses esperando por una licencia regional para abrir una nave en El Berrón

Judith Naves pidió a principios de año el permiso de Medio Ambiente al Principado, sin el que Siero no puede darle otras autorizaciones necesarias

Judith Naves con algunos de los productos que pretende comercializar desde la nave de El Berrón.

La empresaria asturiana Judith Naves está contenta por la marcha de su negocio y por cómo ha ido creciendo el proyecto que puso en marcha junto a su familia. Las cosas le van bien a esta emprendedora que fundó una marca de platos preparados en conserva, "Astursabor", y que también lleva junto a sus parientes una empresa de catering y una pequeña explotación ganadera. Los productos que vende en conserva gustan y los pedidos van en aumento. Esa fue la razón que la llevó a tomar la decisión de comprar una nave de 800 metros cuadrados en el polígono industrial de El Berrón.

El problema es que lleva ya once meses esperando a que les llegue el permiso de Medio Ambiente del Principado para así poder tener luego la licencia de obra del Ayuntamiento que le permita ponerlo todo a punto y abrir: "Seguimos esperando por la licencia", dice Judith Naves, que apuesta porque este tipo de trámites se puedan resolver en los ayuntamientos para agilizarse: "Estoy a favor, cuanto menos papeleo mejor y si al abrir consideran que hay algo que rectificar pues se hace", dice esta mujer, de 29 años, natural de San Pedro de Naves (Oviedo).

Uno de los problemas que tienen es que mientras no hayan pasado este trámite medioambiental tampoco pueden conseguir la licencia de obra y, por lo tanto, se encuentran con que está todo por hacer antes de abrir el negocio por el que hicieron un desembolso económico: "Tengo la nave pero todavía hay que adecuarla por dentro".

El objetivo por el que se decidió a comprar esta nave fue el de unificar la empresa de catering y la fábrica de platos precocinados en conserva en un mismo lugar y, además, hacerlo ampliando la capacidad productiva del negocio. "Queremos juntarlo todo en El Berrón, el catering y las conservas, pero para hacerlo todo mucho más grande. Vamos bien de trabajo y ahora viene la Navidad, que es una época muy buena para nosotros", explica. La empresaria lamenta que a la hora de tramitar las licencias "con las empresas grandes corren mucho pero los pequeños que apostamos por un negocio estamos parados".

La empresa de Judith Naves tiene como origen el cierre de un restaurante fundado por su abuelo y que regentaron sus padres en San Pedro de Naves. El local, por la construcción de una carrera alternativa, perdió mucha clientela y tuvo que clausurarse y ellos que buscar una alternativa. A partir de ahí, sus padres comenzaron con la empresa de catering, en la que empezó a trabajar Judith Naves y de la que surgió todo lo demás.

Razas autóctonas

La idea de comenzar con las conservas, que se hacen todas con productos de razas autóctonas asturianas, les llegó cuando un cliente del catering les propuso que le enviaran esos mismos productos a su domicilio en Madrid. En ese momento a Naves se le encendió la bombilla y empezó a darle vueltas a vender comida en conserva. Entre los productos que cocina esta pequeña empresa familiar y que sirve en un tarro de cristal están el pote de castañas, la caldereta de cordero xaldu, la faba asturiana con oveja xalda, la ternera asturiana de la montaña y otros muchos manjares.

La ganadería, que tienen en Las Regueras, fue la tercera pata de este negocio. Naves decidido asegurarse parte de la producción de la carne que utiliza teniendo su propia ganadería, aunque también trabaja con otros productores, siempre y cuando sean de razas autóctonas asturianas. Ahora solo le falta que la burocracia le permita dar otro salto para seguir creciendo.

Una nueva empresa, de transformados cárnicos, solicita instalarse en el polígono Granda II

P. T.

La actividad de la Junta de Gobierno Local de Siero da fe cada semana de la pujanza económica del concejo, donde son habituales las solicitudes de licencias para el inicio de nuevas actividades. Entre las recientes peticiones planteadas se encuentra la de una empresa que quiere instalarse en una nave del polígono Granda II precisamente también dedicada a los transformados cárnicos. Pero la agilidad burocrática que el gobierno local quiere imprimir a su acción como una de sus prioridades choca en ocasiones con situaciones derivadas de la necesidad de impulsar un trámite autonómico si la propuesta requiere de informes ambientales u de otro tipo y tiene que esperar al visto bueno de la Administración autonómica antes de poder dar el siguiente paso que es de la consecución de los permisos municipales. El Ejecutivo sierense ha protestado en varias ocasiones por la lentitud de algunos trámites que deben realizarse con carácter autonómico y pueden ralentizar la consolidación de inversiones en el concejo. "Lo primero que tiene que hacer la Administración es ir al ritmo de las empresas", afirmó el regidor, Ángel García, hace solo unos días en un acto público. Siero ha reclamado además con insistencia la modificación de las directrices regionales de comercio para permitir que más grandes empresas lleguen al concejo.

Compartir el artículo

stats