Un cuento de Navidad, pero con tres semanas de adelanto y real como la vida misma (y nunca mejor dicho).

Los servicios de emergencias del Sespa tienen que estar preparados para todo. Así quedó demostrado en la noche de este viernes. Los sanitarios de la UVI móvil del área sanitaria IV (Oviedo y centro de Asturias) atendieron anoche un parto urgente en un domicilio de Lugones. Sucedió a las 22.00 horas.

A la mujer le sobrevino el parto de manera inesperada. Los profesionales del SAMU-Asturias acudieron a la llamada. En las calles de Lugones, su presencia no pasó inadvertida.

Al llegar al piso, observaron que la opción más segura era no trasladar a la mujer al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), sino atender el parto en el mismo domicilio.

Así se hizo. Pocos minutos más tarde nació una niña. Afortunadamente, sana y sin problemas. Los sanitarios del SAMU decidieron llevar el protocolo obstétrico hasta el final: realizaron el traslado de madre e hija al HUCA pero preservando el contacto “piel con piel”, práctica que se considera muy beneficiosa para el desarrollo del bebé en los primeros meses de vida.

Madre e hija ingresaron ingresaron sin complicaciones en el HUCA, donde a estas horas se restablecen de manera satisfactoria.