El concejo de Siero saldó ayer una "deuda histórica" con el regimiento "Príncipe" número 3, acuartelado en Cabo Noval desde el año 1985. El alcalde, Ángel García, entregó en un acto solemne la Medalla de Oro del municipio a los representantes del Ejército como "una forma de agradecer su labor para con la sociedad" y para reflejar la "buena sintonía" entre el Ayuntamiento y el regimiento desde su instalación en Siero. Un reconocimiento que siguieron a pie de calle centenares del vecinos, deseosos de aplaudir la labor de sus militares en un vistoso desfile por la calle Florencio Rodríguez.

El desfile de las tropas a su paso por la calle Florencio Rodríguez de Pola de Siero. | Luisma Murias

La fuerza estuvo mandada por el capitán Borja Echevarría, jefe de la Primera Compañía del Batallón de Infantería Protegida "Toledo" II/3, bajo la presidencia del coronel jefe del regimiento "Príncipe" número 3 y comandante militar de Asturias, Pedro Luis Gutiérrez Alcalá. Para tan solemne ocasión formaron en la plaza del Ayuntamiento la Escuadra de Gastadores y una Compañía de Honores del batallón "Toledo" II/3, la Banda de Guerra y el Guión del regimiento.

Tras presentar honores a la autoridad y pasar revista a la fuerza, el coronel recibió la Medalla de Oro concedida por acuerdo plenario el pasado mes de noviembre.

"Para el regimiento, la entrega de esta distinción es muy importante, supone un reconocimiento y un estímulo que nos da fuerza para continuar en la línea en la que trabajamos de apoyo a la sociedad y de espíritu de servicio a España", indicaba el coronel Pedro Luis Gutiérrez, quien también quiso poner en valor que se trata de "un galardón de los ciudadanos de Siero y del Ayuntamiento del concejo en el que nos encontramos y desarrollamos nuestra actividad diariamente", por lo que "es un acicate para saber que lo que hacemos, lo estamos haciendo bien y en buena sintonía con aquellos a los que servimos".

Público asistente al acto de entrega de la medalla de Oro de Siero al regimiento Príncipe Luisma Murias

Gutiérrez destacó que la pandemia ha sido un punto de inflexión para una mayor valoración de la labor del Ejército por parte de la sociedad civil. "No nos cabe duda de que se reconoce nuestra tarea; las misiones que hemos desarrollado en contacto estrecho con la gente de a pie han hecho más visibles las capacidades de apoyo que tenemos y nuestra vocación de servicio, de poder responder ante situaciones de crisis", reflexionó el Coronel. Y por ello "estamos viendo reflejado en el día a día ese apoyo al Ejército, ya lo notábamos en las misiones exteriores en otros países, y sentirlo ahora de forma directa con la población con la que convivimos a diario nos anima mucho", afirmó tras el acto.

El Alcalde, por su parte, hizo hincapié en la necesidad de "reconocer a un Ejército moderno como el que tenemos, cercano a los ciudadanos, como es el caso, y que, además, es necesario para garantizar las libertades y los derechos". Llamó la atención Ángel García sobre el hecho de que "el mundo es muy cruel, y, en él, el Ejército sirve a sus ciudadanos en momentos críticos, como cuando hay que dar la cara ante situaciones como el coronavirus: ahí estuvieron en primera línea para ayudar a todos los ciudadanos jugándose la vida sin dudarlo", recordó, además de apuntar que "nos hacen falta para evitar conflictos que puedan darse, y para garantizar nuestra libertad y nuestros derechos fundamentales".

Un momento de los actos en la plaza del Ayuntamiento de Siero, en la Pola Luisma Murias

Con la especial relevancia, además, de que "el Ejército está en Siero desde hace muchos años, y era una deuda histórica el reconocer esa labor tan importante que llevan haciendo durante siglos, y sobre todo en los tiempos actuales". Con una vinculación, destacó el regidor, de "magnífica vecindad, todos los coroneles que han pasado por el regimiento ‘Príncipe’ han tenido una excelente relación con el Ayuntamiento, y eso es lo que tenemos que hacer las instituciones, colaborar en beneficio del bien común, eliminando estereotipos que no se corresponden con la realidad".

Los vecinos dieron buena cuenta de esa cercanía con el Ejército aplaudiendo el desfile que se celebró por la calle Florencio Rodríguez. Josefina Maújo salió, de hecho, a la calle con una banderita de España, porque "me encanta, me gustan mucho los desfiles, es algo que me emociona".

El poleso Cuni Rodríguez no dudó en asistir al acto en cuanto supo que sería abierto al público y con una parada militar. "Estuve 18 meses en la mili, me trae buenos recuerdos", aseguraba mientras observaba el paso de los efectivos. "Es una medalla muy bien dada, el Ejército se lo merece porque siempre está ahí cuando hay alguna emergencia, cuando la pandemia, las nevadas o cualquier catástrofe, y hay que reconocérselo", reivindicaba, encantado con el acto. De hecho, el mundo militar le gusta tanto que "alguna vez paso por Cabo Noval de visita", aseguraba el vecino.

Entrega de la medalla de Oro de Siero al regimiento Principe Luisma Murias

María Martínez y Mari Paz Fernández, por su parte, se quedaron con ganas de más. "Se nos ha hecho muy corto el desfile, estaría bien que se organizaran más a menudo estos actos", proponían tras aplaudir a los soldados.

Además de los sierenses entusiastas, asistieron a la entrega de la Medalla de Oro los miembros del equipo de gobierno local; la delegada del Gobierno, Delia Losa; el presidente de la Junta General del Principado, Marcelino Marcos Líndez (PSOE); diputados como Beatriz Polledo (PP), Adrián Pumares (Foro) e Ignacio Blanco (Vox); el Síndico Mayor, Roberto García; el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres, y el presidente de la patronal de la construcción, Joel García.

La jornada finalizó con un multitudinario concierto en el Auditorio de la Pola a cargo de la Unidad de Música del Cuartel General del Mando de Apoyo a la Maniobra, con varios temas militares y navideños que pusieron el broche festivo a la velada.