El mercadillo de la Pola vuelve este martes al barrio de La Isla con 79 puestos y una nueva organización circular

El Alcalde avanza que este año se acometerá la reforma del tramo de acera que queda pendiente para culminar las obras de reurbanización del barrio

Ana Rosa Nosti y Ángel García, este sábado, en la rotonda que une las calles Alfonso Iglesias y La Isla.

Ana Rosa Nosti y Ángel García, este sábado, en la rotonda que une las calles Alfonso Iglesias y La Isla. / Sara Arias

S. Arias

El mercadillo de Pola de Siero regresa este martes, día 18, a su ubicación tradicional en el barrio de La Isla tras once meses en el entorno del Paraguas de Ildefonso Sánchez del Río con motivo de las obras de reurbanización de la zona. La cita comercial al aire libre llega con 79 puesto que han sido reordenados y con un plan de seguridad y evacuación en caso de emergencia.

Un traslado que anunció este sábado el alcalde, Ángel García, quien avanzó que este año comenzará la obra de renovación de la acera de la calle La Isla, en su entronque con Alfonso Iglesias, con cargo a la modificación de crédito aprobada por el Pleno el pasado lunes para destinar 500.000 euros a la mejora de vías urbanas. "Ha quedado una configuración urbana de aceras amplias y espacios abiertos, pero si miramos ese tramo de acera vemos que el protagonista es el coche en detrimento de los peatones y negocios, por lo que tenemos previsto continuar con la parte que falta a petición de negocios y vecinos", explicó el regidor, quien detalló que los técnicos municipales se encuentran redactando el proyecto de obra, cuyo coste se conocerá al término del expediente.

Con La Isla renovada, el mercadillo vuelve a su emplazamiento habitual con 79 puestos que han sido ordenados de manera circular, "para que no haya parones y tenga una continuidad", detalló García. En las reuniones previas para preparar la nueva configuración del espacio, lideradas por la concejala de Ferias y Mercados, Ana Rosa Nosti, se tuvo en cuenta la antigüedad de los vendedores a la hora de otorgar los puestos.

De esta manera, los ambulantes con más arraigo en la Pola se establecerán en los dos márgenes de las calles Alfonso Iglesias y La Isla, en este último caso en la vertiente que va paralela a la Avenida Alcalde Parrondo. En las calles Fuente Bolardo y Maestro Gutiérrez Sánchez se colocarán el resto de tenderetes en una sola fila, con el objetivo de permitir el paso de vehículos de emergencia tales como bomberos o ambulancias en caso de urgencia.

El mercadillo de la Pola cuenta con un detallado plan de seguridad y evacuación para estar prevenidos ante posibles emergencias. En ese sentido, el día de venta, la calle La Isla será de un solo sentido en su enganche con la calle del Molín.

"Una vez finalizadas las obras, el mercadillo retorna a su zona habitual. Ha tardado un poco más de lo previsto, porque hemos tenido alguna dificultad para encajarlos a todos y preferimos esperar a que pasasen la Semana Santa y Güevos Pintos para hacerlo en días de mayor normalidad", añadió el regidor. El Ayuntamiento ha pedido a los vendedores ambulantes que realicen las cargas y descargas , así como los montajes y desmontajes de los puestos, con "rapidez y eficacia" para evitar molestias a los vecinos y negocios. También les han instado a gestionar sus residuos. "Apelamos a los vendedores para que intenten hacer las cosas lo mejor posible", aseveró el Alcalde.

García y Nosti señalaron que para cualquier cuestión que haya que mejorar, o si es necesario plantear alguna modificación, están abiertos a la ciudadanía, comerciantes y ambulantes en aras de "una buena convivencia entre todos". De hecho, tras anunciar el regreso del mercadillo a La Isla y la renovación de la acera, una propietaria de un negocio cercano se acercó al regidor para pedirle que no se tape su escaparate.

El Alcalde destacó el apoyo brindado a los vendedores ambulantes desde la pandemia del covid, ya que están exentos de pagar la tasa municipal por ocupación de vía, aunque sí están obligados a abonar la licencia. Ello supone 90.000 euros menos en los ingresos municipales. "Es un gesto de ayuda por las dificultades que han tenido que sufrir", apuntó García, que espera que el mercadillo de la Pola regrese a La Isla con toda la normalidad este martes.