Asturiana Basket, baloncesto con "valores" para ser "referencia de los chavales de Lugones y La Fresneda"

Fundado en 2021 de la mano de Eladio Rico, la nueva entidad cuenta con más de 150 jugadores, 14 equipos y cuatro escuelas deportivas

Asturiana Basket, un nuevo equipo en Siero

Lucía Rodríguez

Lucía Rodríguez

Promover valores como el esfuerzo, la solidaridad y la igualdad de género es el objetivo principal de Asturiana Basket. El club de baloncesto, fundado en 2021 de la mano de Eladio Rico, "pretende dar una alternativa y convertirse en una referencia para los chavales de Lugones y La Fresneda, en Siero, impulsando un sentimiento de arraigo y pertenencia", tal y como indica su presidente. Para ello "formamos a los jugadores desde sus edades más tempranas hasta su madurez deportiva, en un entorno que combina profesionalidad, familiaridad y experiencia".

Actualmente, la entidad cuenta con más de 150 jugadores, que se reparten entre sus catorce equipos y las escuelas deportivas. "Somos los encargados de impartir las actividades extraescolares en colegios de Siero y Llanera", apunta Rico. Así, sus clases se desarrollan en los centros educativos de Lugones, La Fresneda, El Berrón y en el Peñamayor y Los Robles (Llanera). En este sentido, el presidente destaca que "la base de nuestro club son las escuelas primarias donde, desde los 4 años, trabajamos con niños de nuestros colegios. A partir del instituto, pasan a formar parte de los equipos de cantera del club, donde continúan su formación hasta sénior".

Noa Fanjul, de 12 años, es una de las chicas que pertenece a la entidad sierense. Su padre explica que "ella ya pertenecía al centro de tecnificación que Eladio tiene en Oviedo y cuando fundó este nuevo club no lo pensamos dos veces". Tanto es así que se desplaza desde la capital cada vez que le toca entrenamiento. Su madre, Cristina Díaz, fue una de las personas que luchó por sacar el proyecto adelante. "El presidente contó conmigo cuando surgió la idea, después del confinamiento", indica. "En los inicios se buscaba que fuera un club prioritariamente femenino, potenciando el deporte femenino, entraron un montón de chicas, pero al final se hizo mixto, buscando dar respuesta a más de cien niños que querían jugar al baloncesto y no tenían dónde". De hecho, una de las principales demandas de la entidad ahora mismo es "la falta de canchas dónde disputar los partidos", ya que "no tenemos el equipamiento necesario".

Los padres destacan que "el tiempo que nuestros hijos están aquí jugando, no lo pierden delante de las pantallas, por ejemplo". Además, añaden que, algunos de ellos, que nunca habían tenido contacto con este deporte, "ahora están encantados y el día que no pueden entrenar, lo echan en falta". Destacan también que "más allá del deporte, se establecen unas relaciones interpersonales de calidad, de esas para siempre, para toda la vida".

Tanto desde la directiva como desde las propias familias apuntan que "no somos un club de grandes éxitos y no sabemos si de aquí llegará a salir algún profesional". Sus esfuerzos se centran en que "los chavales se diviertan y, a la vez, disfruten de los beneficios de hacer deporte", concluyen.