Trasladar el cementerio de San Miguel, apuesta de Siero para un camposanto "atrapado" en el polígono de Bobes

El Ayuntamiento ofrecerá una parcela municipal al Arzobispado, del que depende la decisión final para hacer posible la medida

Ángel García, Manuel Calvo y Javier Rodríguez Morán, este viernes, durante su reunión con los vecinos de San Miguel.

Ángel García, Manuel Calvo y Javier Rodríguez Morán, este viernes, durante su reunión con los vecinos de San Miguel. / A. S.

Trasladar el cementerio de San Miguel de la Barreda a otra zona una vez que el camposanto se ha visto «atrapado» por el desarrollo del polígono de Bobes y por la obra para desdoblar el tramo de la AS-17 que pasa por la zona. Es la solución que el Ayuntamiento de Siero, que cedería una parcela municipal para reubicarlo, ofrece a los vecinos de la parroquia, con los que el alcalde, Ángel García, y el director general de Infraestructuras, Manuel Calvo, se reunieron este viernes para tratar de buscar una solución satisfactoria para sus demandas. Ahora, los afectados deben dialogar con los responsables de la Iglesia para ver si se aceptaría este planteamiento, pues es el Arzobispado el que tendría que dar el visto bueno a la operación para que pueda llevarse a la práctica.

Con el desarrollo del polígono de Bobes, el camposanto ha quedado encajado en un espacio que linda con la primera fase del área industrial y la obra de la carretera. Los trabajos del vial impiden el acceso a pie al cementerio, lo que ha generado numerosas protestas vecinales en los últimos meses para exigir una solución. Los afectados reclamaban una pasarela al Principado, un proyecto muy costoso que ha sido descartado. La opción es ahora, tal y como se expuso en la reunión de este viernes, el traslado a otra localización.

«Yo coincido con los vecinos en que un cementerio no puede estar en mitad de un polígono. Cuando se hizo el área industrial se debía de haber propuesto ya el traslado. No fue así y ahora no es tiempo de mirar atrás sino de buscar soluciones y es lo que estamos haciendo al proponer el traslado», dijo el alcalde, Ángel García. 

La cuestión «es arreglar el problema» y buscar una ubicación «más apropiada» y próxima a los núcleos de población, precisó el regidor. «El compromiso que he adquirido delante de ellos es que el Ayuntamiento va a poner a disposición de la Iglesia, de la parroquia, una parcela para poder trasladar ese cementerio. Colaboraremos en todo lo que sea necesario para que se pueda llevar a cabo», concluyó.

Con la entrada en funcionamiento del área industrial «no tiene sentido» que el camposanto permanezca en esa ubicación, incidió García, para el que esta solución es la «más idónea» en vez de una pasarela u otra infraestructura para el acceso. 

El director general de Infraestructuras, Manuel Calvo, coinicidió con el alcalde en sus valoraciones. «El cementerio ha quedado muy aislado y constreñido por la nueva disposición del polígono industrial, por la nueva dotación de infraestructuras que se va a dar. Y tras la reunión que ya se mantuvo con el consejero de Fomento (Alejandro Calvo) y la situación para la que los vecinos pedían solución, entendemos que la mejor que se puede dar es el traslado a otra ubicación más cercana a los núcleos rurales y que no tengan un acceso peatonal tan largo como el actual», explicó Calvo.