De Argüelles a Cambridge, madera de castaño que lleva el nombre de Asturias por el mundo

El Grupo Siero, líder europeo del sector, ha participado en proyectos arquitectónicos de referencia en Alemania, Francia, Reino Unido e Irlanda, entre otros lugares

El Grupo Siero, con sede en Argüelles, es una empresa familiar con raíces fuertes en el concejo, donde está arraigada desde hace décadas y donde invierte para seguir creciendo. La gran proyección de esta empresa que lleva el nombre del municipio por bandera le ha permitido cruzar fronteras y dejar su sello en muy distintas partes del mundo. Es líder en la fabricación de madera de castaño en Europa y con ella no solo ha construido una parte del éxito de la compañía sino que su calidad la ha hecho protagonista de diseños de edificaciones que son referencias arquitectónicas, obras localizadas dentro y fuera de España y premiadas en algunos casos.

De Argüelles a Cambridge, madera de castaño que lleva el nombre de Asturias por el mundo

Interior del Campus Acciona Ombú (Madrid) / G. S.

Entre los proyectos internacionales en los que están presentes productos de madera de castaño que salen de las instalaciones de Argüelles, donde se localiza la sede del grupo en Siero, destaca el Homerton College Dining Hall, de la Universidad de Cambridge, un impresionante comedor construido usando vigas laminadas que fue galardonado como el mejor edificio de madera nuevo del Reino Unido en 2022 en los premios Wood Awards. Firmado por el estudio británico de arquitectura Feilden Fowles, muestra el potencial de la madera como material estructural, ya que "no cuenta con soportes interrumpidos, permitiendo un amplio espacio despejado en su interior", destaca sobre la edificación el Grupo Siero, que está integrado en realidad por dos empresas, Maderas Siero y Siero Lam, y sigue en manos de la familia fundadora, que tiene ahora a su cuarta generación incorporada.

Otro de los proyectos fuera de España de una edificación para el ámbito educativo es el Inchicore National School, en Dublín. La construcción, original del siglo XIX, fue renovada con un proyecto de Donaghy + Dimond Architects (Irlanda) para dotarla de una estructura "envuelta en muros cortina y revestimientos de castaño, consiguiendo integrar el centro con el medio que le rodea". Según explica el Grupo Siero, esta iniciativa fue pionera en el uso de castaño proveniente de bosques europeos sostenibles. El diseño contó con el reconocimiento del Real Instituto de Arquitectos de Irlanda (RIAI) con el Premio al Mejor Edificio Educativo en 2015, por la Asociación de Arquitectura de Irlanda (AAI) en 2016 con el Premio Downes Medal y en 2017 figuró entre las 40 mejores obras que optaron al Premio de Arquitectura Contemporánea de la UE (Premio Mies).

En Francia, hay madera de castaño de esta firma sierense utilizada en la rehabilitación y ampliación de la hilandería denominada Maison Rouge para albergar el Museo de los Valles de Cévennes. Con un proyecto del estudio Vurpas Architects, la fachada a modo de celosía actúa como parasol y está realizada con madera de castaño, una apuesta que fue clara para esta obra "en un entorno donde este árbol constituyó el sustento de las familias durante muchas generaciones, explican los responsables de la compañía de Argüelles.

De Argüelles a Cambridge, madera de castaño que lleva el nombre de Asturias por el mundo

Inchicore School de Dublín (Irlanda). / G. S.

Otra construcción singular realizada en el extranjero con aportación sierense es la Torre Goethe, en Fráncfort (Alemania), desarrollada para homenajear a la de observación de 1931 que fue víctima de un incendio provocado en octubre de 2017 y "dejó una herida abierta en el bosque de la ciudad y en los corazones de los residentes". En esta obra de reconstrucción de una estructura con 43 metros de altura hay vigas laminadas de castaño, elegidas por su "durabilidad y estabilidad, así como su aptitud para uso exterior sin la necesidad de un tratamiento de preservación".

La certificación de sostenibilidad FSC y el certificado CE otorgado por el Instituto Otto-Graf de MPA Stuttgart (Alemania) fueron decisivas para decantarse por las vigas laminadas de castaño, destaca el Grupo Siero. La apuesta por la sostenibilidad es clave como línea de trabajo de la compañía sierense, que gestiona más de 200 hectáreas de monte en propiedad siguiendo los estándares de los sistemas de certificación de gestión forestal avalados por productores, por el Consejo de Manejo Forestal y respaldados por colectivos ecologistas.

De Argüelles a Cambridge, madera de castaño que lleva el nombre de Asturias por el mundo

Interior del edificio de WPP Group (Madrid). / G. S.

En esta línea se inscribe la participación de esta firma sierense en el edificio del Campus Acciona Ombú, en Madrid, un proyecto de rehabilitación de un edificio industrial de 1905, del estudio de arquitectura Fosters+Partners y que obtuvo el primer premio en la cuarta edición del concurso "Mejores Proyectos de Arquitectura en Madera".

De Argüelles a Cambridge, madera de castaño que lleva el nombre de Asturias por el mundo

Impluvium, Centro Cultural en Reinosa (Cantabria) / M. Zamorano

"El edificio Ombú nace precisamente de los objetivos de sostenibilidad e impacto social positivo", destaca Acciona, la empresa que promovió la rehabilitación. "Es un ejemplo de edificación reutilizable y sostenible que revitaliza el entorno. Es una obra que ha entendido la importancia de la madera como elemento estructural, como son las vigas laminadas de castaño. La madera procede de bosques de proximidad bajo certificaciones FSC® y PEFC, que salvan 1.600 toneladas de CO2. El edificio está conceptuado para aprovechar también la luz natural, reduciendo el uso de la luz artificial", subraya, por su parte el Grupo Siero, que aportó más de 400 metros cúbicos de madera de castaño a esta iniciativa.

En España son numerosísimos los proyectos en los que hay participación sierense con madera de castaño, viviendas singulares y también hoteles. Entre ellos se encuentra el hotel Arima (San Sebastián), el hotel Acouga (Galicia) o el hotel Gf Victoria (Tenerife). Grupo Siero ha aportado también sus productos en el edificio de WPP Group (Madrid) o para el claustro del convento de Herbón (La Coruña), rehabilitado para recuperar su esplendor a través de materiales "de alto valor añadido como es la madera de castaño por su durabilidad, por su escasa variación a los cambios de humedad y también por su resistencia, belleza y acabado", inciden en la compañía de Argüelles.

Con un proyecto del estudio de arquitectura Ansede Quintáns, la madera de castaño utilizada en las vigas de la reconstrucción de esta joya del patrimonio localizada en Padrón (La Coruña), "eleva la importancia del claustro, conversa su esencia histórica y ensalza la belleza del entorno", destaca la firma sierense, que participa junto a otras empresas en todos los proyectos citados según la prescripción del arquitectos.

De Argüelles a Cambridge, madera de castaño que lleva el nombre de Asturias por el mundo

Maison Rouge (Francia). / K. Dolmaire

"En el Grupo Siero apostamos por las maderas frondosas con especial foco en la madera de castaño. Es una madera muy duradera y de proximidad, procede de nuestros bosques de Asturias. Por sus características, confiere a los proyectos de arquitectura una alta distinción", indican los responsables de la empresa sierense, que evolucionó desde un negocio de corta y acarreo de madera para las minas en los años 30 del siglo pasado hacia la gran empresa en la que se ha convertido.

El origen del Grupo Siero fue "la huelga de la minería en 1934, la llamada ‘huelgona’, la que motivó a José María Martínez, primera generación del negocio, junto con sus 5 hijos, Dolfo, Pachu, Pepín, Maruja y Tino, a buscar sustento en el sector de la madera". "Más adelante, en 1967 sus hijos Pachu y Pepín, ya la segunda generación, crean la sociedad Francisco Martínez García, a la que posteriormente se uniría su nieto Pedro Martínez, tercera generación, para constituir definitivamente Maderas Siero". Más tarde, se integrarían también como parte de esa tercera generación "las dos hermanas de Pedro, Adelina y Martina, y actualmente está incorporada la cuarta generación ya desde el año 2000, con Susana Martínez y Sara Alonso", relatan quienes están hoy al frente de la compañía a la hora de rememorar su historia.

El nombre comercial de Maderas Siero nació en 1970, recuerdan, para la actividad como explotación forestal y aserradero especializado en la madera de castaño. El empuje para seguir innovando y creciendo fue objetivo constante en los años siguientes. Sería ya en 1995 cuando se produjo otro salto con la creación de Siero Lam, "abarcando de este modo la segunda transformación de la madera".

Con más de un centenar de empleados, Maderas Siero comercializa unos 7.500 metros cúbicos al año de madera aserrada (tabla, tablón y vigas) y Siero Lam alrededor de 3.000 metros cúbicos al año de productos semielaborados y acabados.