El Carbayu reinterpreta "Muralia": cuarenta alumnos del colegio de Lugones versionan algunos de los grafitis gigantes de Siero

"Cada grupo ha utilizado la técnica que ha querido, desde collages hasta rotuladores o acuarelas", destacan los responsables del centro

Los alumnos de El Carbayu llevan su arte a los locales de Lugones

Lucía Rodríguez

Lucía Rodríguez

"Caparina", del artista Dridali, y "El vuelo", de Sentydoart, ambas en El Berrón, "La mano", de Elisa Capdevila, y "Adri Reciclando", de Dados Punto Cero, en Lugones, o "Picu Urriellu" de Javier Lobo Martínez y Mark Zimmerman, en Pola de Siero. Son algunos de los grafitis que forman parte del proyecto municipal de Siero "Muralia" para impulsar el arte urbano de gran tamaño sobre fachadas o medianeras de edificios. Y los niños de tercero y cuarto de Primaria del colegio El Carbayu de Lugones han versionado estas obras y las han regalado a varios negocios comerciales de la localidad.

La iniciativa parte de todo el equipo directivo del centro, en general, y de la profesora de plástica, Ángeles González, en particular, quien de la mano del jefe de estudios del centro, Miguel Montero, se han encargado de trabajar estos últimos meses con los alumnos. "Decidimos llevar a cabo este proyecto para que los niños se divirtieran aprendiendo y, también, conocieran de primera mano el arte urbano del concejo", explica González.

Alrededor de cuarenta alumnos han participado en la elaboración de los trabajos, que les han llevado dos meses de tarea. Por un lado, "los pequeños han trabajado en equipo, por lo tanto, para poder elaborar su propia obra, tenían queponerse de acuerdo". Además, sus versiones van acompañadas de un código QR a través del cual se puede escuchar un podcast de los propios escolares, "donde cuentan qué mural han versionado, por qué, qué técnicas han utilizado y cómo se han sentido durante la realización del trabajo". Los profesores promotores de la iniciativa indican que "cada grupo ha utilizado la técnica que ha querido, desde collages hasta rotuladores o acuarelas".

Llara Fernández, una de las niñas participantes, destacó que "nos lo hemos pasado muy bien realizando este proyecto y, además, hemos podido compartir ratos muy divertidos trabajando en equipo y ayudándonos unos a otros".

El jefe de estudios del centro educativo destaca que, además, "los niños no solo han trabajado el área de plástica, sino también aspectos del área de Lengua y, a través de la localización de los distintos murales, también aspectos relacionados con las matemáticas".

Miguel Montero apuntó que "no queríamos que este proyecto se quedara encerrado en el colegio". Por eso, han decidido salir a las calles de Lugones y regalar sus cuadros a alguno de los locales comerciales de la zona. Los pequeños también acudieron al Centro Polivalente de Lugones donde, desde ayer, los usuarios de las instalaciones podrán ver una de sus obras, "Caparina" que se ha quedado en la mesa de atención al público.

"Disfrutar el espacio"

En el centro polivalente pudieron disfrutar de un rato con el alcalde de Siero, Ángel García, que se acercó al equipamiento para contemplar sus obras. El regidor felicitó a los maestros por la iniciativa y señaló que "desde hace años, nuestro objetivo es que las personas, especialmente los niños, puedan disfrutar del espacio urbano mediante diversas acciones como la peatonalización, la instalación de carriles bici y la creación de murales, como aquellos que ellos mismos han recreado".

Otro de los lugares donde los menores han dejado constancia de su arte, con la obra "Picu Urriellu", es la Sidrería Casa Fran, en la Avenida Conde Santa Bárbara. Su propietario, Javier Ramos indica que "me parece una iniciativa muy bonita y pondremos su cuadro en un lugar donde todo el mundo pueda verlo bien".

También se convirtieron en museos improvisados de estos pequeños grandes artistas varios puntos de Lugones como la librería La Chimenea, el Centro de Estética Koala, la tienda Verde Menta, o el polideportivo municipal.