Una farsa de títeres con mucha cabeza, así es la obra que se presentará el viernes en Pola de Siero

Etelvino Vázquez estrenará con Teatro del Norte "Amor y crímenes de Juan Pantera", obra para todos los públicos de Eduardo Blanco Amor

Un momento  de la obra.  |   TEATRO DEL NORTE

Un momento de la obra. | TEATRO DEL NORTE

T. P.

¡Juan el Pantera y Contemplación Jiménez, a escena! Diversión para todos los públicos gracias a una "farsa para títeres" con mucha cabeza llena de inteligencia y humor en un gran homenaje al guiñol. La compañía asturiana Teatro del Norte estrenará el viernes en Pola de Siero "Amor y crímenes de Juan Pantera", de Eduardo Blanco Amor, con dramaturgia y dirección de Etelvino Vázquez, que compartirá escenario junto a Sandra Fergadi, David González y Daniel López. Será a las 20 .00 horas, en el Auditorio para cerrar la Semana de Teatro.

A modo de tráiler: Pantera es un rufián malencarado que bebe los vientos por la hermosa Contemplación. Junto a ellos, Sacristán, Pastorino y Sereno, el cotilla oficial del pueblo, son el resto.

Se trata de un género que llegó a atraer a autores tan "serios" como Valle-Inclan, García Lorca o Alberti. Y es que los jóvenes dramaturgos de aquellos años, disconformes con el teatro comercial al uso, disfrutaban de engarzar el clásico con el popular a partir de argumentos y formas tradicionales. Comicidad tomada muy en serio que Blanco Amor construyó en un lejano 1947 pero que conserva un gran espíritu actual como desafío y enseñanza para los jóvenes actores por las exigencias de ritmo y acción.

Al ser creadas pensando en marionetas, el hecho de recurrir sa intérpretes de carne y hueso es necesario, explica el director, que "teniendo siempre presente que actitudes, voces, gestos y ecos, todo, debe descoyuntarse, exagerarse hasta llegar a la absoluta vida esperpéntica del títere".

Las farsas americanas de Blanco Amor trazan una línea directa con uno de los filones más prometedores de la dramaturgia de preguerra, interrumpida al llegar el exilio de tantos intelectuales una vez producida la derrota republicana en la guerra civil.

Se unen realidad y fantasía en este regreso de Teatro del Norte a un género que sirve de contraste necesario después de una etapa marcada por títulos trágicos. Sin duda, la obra de Blanco Amor (y de humor blanco) supone un viaje en el tiempo para la compañía: todo un reencuentro con sus orígenes de risas enmascaradas.

Hay muchas pecularidades en la obra. Por ejemplo, el lenguaje mezcla el castellano con el gallego que el autor usó en el original. Los protagonistas, Pantera y Contemplación, no llevan máscara pero el resto de personajes sí. Y eso obliga a aplicar a las actuaciones registros distintos. La música y el vestuario, además, llevan a los espectadores a un viaje en el tiempo, muchos años atrás. Y ese viaje permite a Teatro del Norte, cercanos ya sus cuarenta años de fecunda historia, desplegar en escena desde la sencillez una apuesta imaginativa y vivaz.