Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente A. Montes Álvarez

Seguro que no

Vuelve a plantearse la posibilidad de que el virus SARS-CoV-2, causante del covid-19, haya sido creado en el laboratorio de Wuhan

Parece que de nuevo es actualidad “Conspiración”, película de Richard Donner con Mel Gibson como protagonista. Vuelve a plantearse la posibilidad de que el virus SARS-CoV-2, causante del covid-19, haya sido creado en el laboratorio de Wuhan y un escape provocase la pandemia. La cosa no debe ser una bobada porque se está pidiendo una investigación exhaustiva y el director general de la OMS insiste en que el laboratorio debe dar más información sobre su trabajo para descartar la filtración del laboratorio.

Hace ya nueve meses que una viróloga de Hong Kong publicó un informe en una revista científica, en el que sostenía su origen de laboratorio. Pero si fuese así no se sabrá, porque un error o imprudencia, cuanto menos, ha causado hasta ahora casi cuatro millones de víctimas, generado una crisis económica, pérdidas de libertad, miedo... Y eso no tiene precio.

Si la Bayer fue condenada a pagar 25 millones de dólares a un hombre que enfermó de cáncer por el Roundup, herbicida con glifosato, ¿qué indemnización debieran exigir los tribunales internacionales a China por esto? ¿Y si China dijese que siguiendo por ese camino no compra más deuda pública y exige el pago de la comprada?

En fin, que todo apunta al pangolín, el murciélago, “llargatesa” o lo que sea, pero no al laboratorio.

Compartir el artículo

stats