Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Antonio Coppen

Bitácora de Lugones

José Antonio Coppen Fernández

¿Cuáles son las funciones de un cronista oficial?

Detrás de cada uno ha de ir acumulándose una experiencia de muchos años de trabajo a favor de la comunidad

Como próximamente dará comienzo el nuevo curso, nos queremos referir a los cronistas oficiales y/o oficiosos. En primer lugar hemos de señalar que son un pilar básico dentro de cada pequeña o gran comunidad vecinal, pueblos, ciudades y concejos, en su desarrollo sociocultural en pro de los mismos. Sus funciones deben consistir en investigar en el pasado para interpretar el presente. Tienen que sentir un amor intenso por la ciudad o pueblo que le distinguen con el cargo. Trabajar de forma altruista a favor de la historia de su localidad o municipio, recuperando mucho material gráfico y documental, y luego publicarlo en libros o en artículos en prensa y revistas.

Algo muy importante es que mantengan una independencia total del gobierno municipal, de ahí que deban situarse al margen de la política o políticos de turno. En resumen, un cronista ante todo tiene que estar ahí para aportar a la historia local. Detrás de cada uno ha de ir acumulándose una experiencia de muchos años de trabajo a favor de la comunidad a la que pertenece y está integrado. Soy cronista oficial de Lugones desde el 22 de febrero del 2018, y oficioso desde hace más de 50 años, después de haber sido propuesto para el cargo honorífico en el transcurso de varios mandatos municipales, la primera de ellas en 1994. Ninguno de los alcaldes precedentes al actual, valoraron la labor que veníamos desarrollando.

No obstante, por mi antigüedad en estas lides, debo decir que ya me consideraba cronista, aunque no oficial, sino oficioso. Mi bagaje informativo lo contempla un largo camino, como así lo reconoce en un escrito Peyroux: “Coppen ha inundado hemerotecas y archivos con sus trabajos sobre el entrañable asentamiento romano y sus circunstancias”. “Escritor de carácter” ¿Quién lo duda? Al igual que el poeta, quien escribe, además de ser veraz, elocuente, digno y de no venderse por un plato de lentejas, ni ser siervo de nadie, ha de llevar dentro de sí la rebeldía y la indisciplina” ¡Helo ahí!

De los 78 concejos que componen la región, tan sólo 31 cuentan con cronistas oficiales, o sea, pocos comparados con el número de alcaldes que existen, y eso que el cargo de cronista es honorífico. Otro gallo cantaría si percibieran honorarios, entonces pronto actuarían las recomendaciones de las personas influyente para nombrarlo sin demora. Tenemos el caso sangrante de la vacante de cronista oficial de Asturias, que quedó libre hace 18 años, tras fallecer el día 18 de junio de 2003 Joaquín Manzanares Rodríguez-Mir, que ejerció el cargo durante 20 años. Dicho todo lo cual, no tenemos pelos en la pluma para decir que la labor de algunos de los cronistas oficiales brilla por su ausencia. Termino dejando constancia que el presidente de los cronistas de Asturias es el activo Juan Luis Álvarez del Busto, de Cudillero; y el secretario, Luis Casteléiro Oliveros, de Vegadeo.

Pueblo ejemplar. El viernes nos apresuramos a felicitar (nobleza obliga) al alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández, para que transmitiera nuestra enhorabuena a los 80 vecinos de Puerto de Santa María por haber sido agraciados con el Premio “Pueblo ejemplar de Asturias”. Es el segundo premio que recibe este concejo, el primero fue para Villar de Vildas, en el año 2004. Las candidaturas de Valdesoto y Lugones, continuarán en la sala de espera. Amén.

Perlas de la sabiduría. Si quieres triunfar en la vida, haz de la perseverancia tu amigo del alma.

Compartir el artículo

stats