Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente A. Montes Álvarez

Monstruosidad

Sobre la irracional agresión a un joven en Pola de Siero

Bien lo plasmó Goya en su aguafuerte. Cuando el raciocinio está ausente las monstruosidades emergen. En la obra del genial aragonés, tras el personaje, adormilado sobre la mesa, aparecen bichos de aspecto monstruoso y con aire de gran agresividad. Si la racionalidad no funciona, los humanos pasamos a ser abyectos.

La más simple reflexión obliga a reconocer la pluralidad humana. Hay tantos tipos de personas como personas, de ahí que quien aprovechando una diferencia respecto a su identidad de raza, religión, lengua, equipo de fútbol, ideología u orientación sexual, descalifica al otro y considera que pueda ser objeto de agresión, tiene un problema y como el personaje de Goya cree que solo hay monstruos, por carecer de inteligencia, tenerla dormida o está perturbado.

Así la agresión que padeció un joven poleso el pasado lunes no es un problema de LGTBIfobia, es algo más grave, es un problema de miedo e inseguridad al observar que existen personas diferentes y los agresores pueden ser objeto de un estudio profesional de psiquiatría.

Este tipo de personajes mañana pueden agredir a los negacionistas del cambio climático, a los antivacunas o a cualquiera que no esté incluido en las líneas que defina su anormalidad. Nunca podrán comprender que nuestra humanidad es lo que es gracias a quienes teniendo un ser divergente ayudaron a construir la convivencia.

Compartir el artículo

stats