Suscríbete

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Antonio Coppen

Bitácora de Lugones

José Antonio Coppen Fernández

Nueve personas para doce carrozas

En reconocimiento al altruismo y el laborioso trabajo de la Asociación Cabalgata de Lugones (Acarlug)

Tal como está la situación del covid en Asturias no sabemos si se podrá celebrar la cabalgata de los Reyes Magos. En cualquier caso es nuestro deseo rendirles modesto homenaje a los componentes de la Asociación Cabalgata Reyes de Lugones (Acarlug), que desde hace varios años se vienen encargando de repartir ilusión y alegría a los niños de Lugones y limítrofes por su laboriosa tarea en este sentido. Llevan semanas preparando la nada desdeñable cifra de 12 carrozas, a las que hay que añadir la nada fácil organización de cuantos elementos adicionales conlleva esta manifestación. A medida que han ido pasando las ediciones de esta Cabalgata, el público adulto se ha ido percatado de la relevancia y vistosidad que ha adquirido esta manifestación, de ahí que cada año sean más numerosas las personas que acompañarán a sus niños a presenciarla.

Esta semana visité la nave alquilada por el Ayuntamiento de Siero para estos menesteres, situada en el Polígono del Nora. Por cierto, como puede suponer el lector, no hay calefacción. Es mucho el trabajo que tienen que desarrollar de aquí a la víspera del día de los Reyes Magos. Un año más, estamos seguros que esta edición será un verdadero espectáculo para niños y mayores. Ya en el año 2013, Acarlug recibió el debido reconocimiento con el galardón “Pueblo de Lugones”, que patrocina el Grupo Folclórico “La Sidrina”. Es decir, que esta maravillosa cabalgata ha adquirido mucho prestigio.

A través de este artículo, por su labor altruista, deseamos dejar constancia de los nombres de las nueve personas que desinteresadamente se vuelcan cada año para gestionar esta brillante manifestación de alegría y color. Ahí les van, queridos lectores, sus nombres: Roberto Nicolás(presidente de Arcalug), Miguel A. Manchado, José Manuel Miranda, Anselmo Castiello, María Jesús Fernández (única mujer), Francisco Javier Martínez, Agustín Suárez, David Antonio Alonso y Victoriano López Rubio. A todos ellos GRACIAS con mayúsculas.

Las reglas de oro de las relaciones humanas. Nos encontramos en una época en la que afloran con más intensidad las relaciones humanas. Cuando interactuamos en el marco de una sociedad o de una comunidad se entablan relaciones humanas. Durante la actividad somos todos más cumplidores a la hora de ofrecer un comportamiento más humano. No hará falta decir que se deben diferenciar entre las relaciones humanas y las relaciones públicas. Tan importante es cultivar las relaciones humanas, que son muy numerosos los autores que han dedicado obras a esta faceta de la vida. Incluso se imparten cursos sobre esta materia que ofrecen muy buenos resultados, esa ha sido mi experiencia.

Existen las reglas de oro de las relaciones humanas, que por considerarlas interesantes, las recojo a continuación para nuestros lectores: 1. Saluda cuando te encuentres con alguien. 2. Sonríe. Nos ayuda a mantenernos jóvenes, a sentirnos bien y a dar felicidad a las otras personas. 3. Llama a las personas por su nombre. Es el mayor reconocimiento del yo. 4. Sé amable, amistoso y solidario. 5. Cuando tengas amigos sé honesto, servicial y cordial. 6. Hable siempre con sinceridad y autenticidad 7. Todas las cosas que se aprendan hazlas con gusto y amor. 8. Interésate sinceramente por los demás. 9. Ten en cuenta que no todo lo sabes, otros pueden saber cosas que tú no sabes. 10. Si lo que vas a decir no es mejor que el silencio, no digas nada, cuando elogies, se generoso, pero ten cuidado al criticar, puedes causar daño. Los grandes guías saben subir el ánimo, generar confianza. 11. Aprende a tener control de tus emociones y a interpretar adecuadamente los sentimientos de los demás. 12. En toda polémica hay tres posturas: la tuya, la del otro, y el que ve sus propias certezas. 13. Aprender a oir y pensar antes de hablar. 14. Asume siempre que cada persona es un mundo distinto y que merece el mismo respeto que tú mereces.

Perlas de la sabiduría.

La vida es una obra teatral que no importa cuanto haya durado, sino lo bien que haya sido representada. (Séneca).

Compartir el artículo

stats