Suscríbete La Nueva España de Siero

La Nueva España de Siero

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Antonio Noval Cueto

José Antonio Noval Cueto

Alcalde de Siero (2010-11) por el PP

Derecha y derechos

Una de las autonomías que más diputados y senadores aporta a las Cortes españolas es Andalucía, que el próximo día 19 de junio, elecciones andaluzas, puede dar soluciones a los problemas de España o complicaciones, según sea el resultado, y es que ese día se van a enfrentar o combatir dos maneras de hacer política. Una la de generar tensiones, rencor y divisiones en la vida española, modelo Frankenstein y cómplices; otra, más discreta y realista , que busca solucionar los problemas que, día a  día , inquietan y preocupan a los españoles: trabajo, recibo de la luz, combustible,  listas de espera médicas, pensiones, educación,  seguridad, limpieza de calles y meadas (hay fachadas de Pola que ya no son reconocibles debido al orín inyectado y absorbido) , agua, recogida de la basura, saneamiento; en resumen, el modelo de gestionar  o el de tensionar, el de conocer la realidad y mejorarla, o el de inventarla y negarla...

Todo observador de la vida española, independientemente de su ideología, sabe que el barco no está en buenas manos, que hay muchos patronos, con diferentes rumbos, y que lo que menos les importa son las penurias y dificultades que padecen los ciudadanos. Su única preocupación es recaudar. Hoy reina en la vida española una tristeza, un desencanto que paraliza todo y que fumiga la más leve inquietud de mejora, de renovación. ¡Hay mucha desilusión en la vida española! Y da la impresión que alguno o algunos la han sembrado intencionadamente, pues sólo así puede entenderse la paralización que sufrimos cuando cierta clase política cree que los problemas de España se resuelven con quienes la quieren trocear y romper. A lo largo de estos cuatro años los ejemplos de desgobierno y locuras son muchos, basta fijarse en el oprobio catalán con sentencias incumplidas o el tema argelino-marroquí.

Si la máquina de fabricar mentiras siempre ha estado en circulación y especialmente en tiempos de dura pandemia, más ahora que se acercan las elecciones del 19-J, y el mismo presidente de Gobierno, señor Sánchez, ha entrado en campaña y sin el mínimo respeto a la inteligencia de los españoles no ha tenido reparo en tildar a la derecha como una organización poco respetuosa con los derechos que nos hemos dado los españoles. Valoración que sorprende y que evidencia una manera decimonónica de entender la vida no exenta de una elevada superficialidad e incoherencia , y es que esa clasificación no es ajusta a la realidad que vivimos, y si últimamente han caído en desgracia algún derecho, como el de la igualdad de todos ante la Ley, todos sabemos quién lo promueve y autoriza. Después de  casi cuarenta y cinco años de Transición, de Estado de Derecho, querer reducir la vida española a blanco o negro, malos o buenos, es un simplismo que no se sostiene, cuando vemos que son muchas las variables que inciden en la vida española. Creo que ha llegado el momento de quitarse etiquetas y evidenciar hechos y juzgarlos.

Hoy, los españoles, afortunadamente, - trabajo nos costó- , ya no damos inmunidad a nadie. La tiene quien la merece, sea de izquierdas, de centro, de derecha o marxista… Valoramos comportamientos, conductas, trayectorias, y a partir de ahí, incluso a pesar de nuestra ideología, escogemos, votamos o no votamos, pero lo que no estamos   dispuestos es a transigir y menos permitir que el futuro de España se ponga en peligro o lo que es algo peor, que se ponga en venta. Episodios de estos, durante estos cuatro años, hemos vivido muchos, para vergüenza nuestra: véase los indultos catalanes y sus secuelas y consecuencias. Hoy los españoles, a pesar del descrédito de la actividad política, lo mínimo que le pedimos a un político es que se represente a sí mismo, que conozca la sociedad que le rodea, su manera de vivir y entender la vida, que la respete y , a partir de ahí, se proponga con nobleza y trabajo mejorarla, ilusionarla y prepararla para un futuro mejor. Esta es su mejor carta de presentación, su mejor aval.

Hace ya unos años, un político, respetado y querido, alcalde de Córdoba, el señor Anguita (el de programa, programa, programa…) invitaba a la clase política de entonces– reflexión válida hoy -,a que debían plantearse si querían ética o estética. Últimamente, se ha escogido la estética y las consecuencias negativas son de todos conocidas. Los partidos políticos sin ideología e imprevisibles no duran, desaparecen, véase el ejemplo de Francia e Italia donde el Partido Socialista ha casi desaparecido y las situaciones delicadas pasó el PSOE en la época de Zapatero . ¿Cuánto puede durar un partido sin programa, que solo se abastece de poder?... Véase la extinta UCD… El 19 de junio, en Andalucía, quizás nos anticipe la respuesta, pero lo que sí es verdad evidente es que no todo vale en política, por mucha inteligencia artificial que se potencie y premie.

Compartir el artículo

stats