Hace unos días comentaba, desde el asombro provocado por el concierto ofrecido en la Iglesia de San Pedro Apóstol de Pola de Siero por el Coro “Amicorum musicae” y la “Orquesta de la Universidad de Oviedo", que la Pola tiene entre sus letras más preferidas la M de "Ciudad de la Música". Este sábado, apenas una semana después, y tras asistir el viernes, 10 de junio, al acto de nombramiento como hijo predilecto de Siero de don José Ignacio Fonseca Alonso, Nacho Fonseca,  maestro, compositor, divulgador musical, escritor, amante y defensor de la lengua y cultura astur, fundador de los coros infantiles Seliquín y Xentiquina, integrante del grupo musical “Los Ñerbatos” y natural de Pola – “soy de la Pola “ nos lo recordó varias veces – me vuelvo a ratificar en lo dicho: Pola de Siero, Ciudad de la Música.

El pasado viernes tú nos decías, con letras de una canción de Serrat, que “ hoy podía ser un gran día”. Y así ha sido para todos, pero especialmente para ti y tu familia, pues ver que un piano preside el escenario y que acompaña a tu hija Esther a cantarte una preciosa y sentida nana, debe ser difícil de superar, o que el Coro Infantil de Siero Musical interprete unas bellas canciones o que un antiguo alumno y gran amigo, como Remis, presente este Acto de tu nombramiento, son emociones que tensionan, que cargan a uno… La sala principal del Auditorio llena, serena, respetuosa, contenta, entregada y en algún momento hizo sentir su emoción con Un ”Maestro, maestro, maestro”, en su doble sentido.

Durante estos días y en el mismo acto se han dicho de ti cosas admirables que hacen innecesarias casi mis palabras, pues poco más se puede añadir a lo expuesto por tu amigo don Roberto González Quevedo , con el rigor y entusiasmo que le caracteriza, a la información veraz aportada por la Concejala de Cultura, doña Aurora Cienfuegos Prada, al dar a conocer el contenido del  Acta del Pleno que ratifica , por unanimidad de todos los grupos políticos tu nombramiento y a las oportunas y esclarecedoras palabras del señor alcalde, don Ángel García González, al recordarnos qué es un hijo predilecto y la importancia que tiene para Siero, para el concejo tu nombramiento como tal, pues vayas a donde vayas, y no solo en bicicleta, a la que sé que eres muy aficionado,  ya sea en el Trastévere romano o en la misma Buenos Aires, contigo van Siero y sus gentes, su modo de ser, vivir y sentir, y tratándose de ti es un auténtico privilegio para todos nosotros, pues tu conducta y hechos lo avalan. Felicito a toda la Corporación por este nombramiento, ya que se ha hecho eco del sentir de todos nosotros, sierenses y no sierenses.

Continúa la canción de Serrat diciendo que “hoy puede ser un gran día, imposible de recuperar, un ejemplar único, no lo dejes escapar”. Y no lo dejaste escapar y allí, después de recibir emocionado el pergamino que ratifica tu nombramiento como hijo predilecto de Siero, nos dijiste unas palabras que aún reverberan en mis oídos, pues son un ejemplo de humildad y de honestidad intelectual de la que no abunda, y más ahora que la endiosada tecnocracia está embotando y orillando el sentido humano de la vida y cosificando a las personas. Esas primeras palabras tuyas recordando a los integrantes de esa imaginaria fila primera que, seguro que desde el Cielo u otros parajes, seguían atentos tus palabras, lo dicen todo. Allí, presentes en el acto y a través  del cariño que salía de tu boca aparecieron tus abuelos, maternos y paternos, tíos, tías, suegros y unos padres que ejercieron de padres, pues te dieron lo que tenían y más, pero especialmente amor, y en ese momento las palabras se detuvieron , no podías , pero los presentes pendientes de cada letra que decías,  te arropamos con un continuado y fuerte aplauso de ánimo…

No es frecuente escuchar testimonios tan humanos, tan humildes y agradecidos como el tuyo, y menos en estos tiempos que impera  un erróneo adanismo que desprecia al pasado y cree que uno todo se lo debe a  sí mismo. En este balance vital no faltó el recuerdo agradecido a tus maestros de infancia como don Herminio, don Cándido Sánchez que te inculcó el amor por la poesía. Y a don Ángel Émbil, músico y compositor e impulsor de la misma en Pola y alrededores …

En tu sentida y pensada intervención nos hablaste de filias y deseos, de los ríos y baños, del parque, de tu bicicleta de segunda mano tuneada para el  Día de Reyes y eso quien la tenía… De objetivos culturales y de tu deseo que la lengua y cultura asturiana, la que nos identifica como somos, perdure, no se pierda, pero sin ser excluyentes, siempre abiertos al aprendizaje de otras lenguas como el castellano, el inglés… Testimonios de honestidad intelectual como el tuyo, Nacho, son muy necesarios en los tiempos que vivimos en que alguno quiere poner lo humano en el furgón de cola,  y es bueno que hagamos nuestras esas acertadas palabras de Antonio Machado cuando dice: "¡Que por mucho que valga un hombre nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre!”

Hace unos días Nacho, en una entrevista en la edición digital de LA NUEVA ESPAÑA de Siero reivindicabas un mayor apoyo y difusión  para la enseñanza de la música, petición que hago mía y justifico al decir que alguno de mis mejores alumnos son excelentes profesionales y músicos. ¡Ojalá sean muchos!

¡Muchas gracias, Nacho ¡ ¡Enhorabuena a ti y a toda tu familia!

Concluyó el Acto con la actuación de ”Los Ñerbatos”, que como siempre nos deleitó  con sus canciones y dejó al público con ansía de más.

P.D   “Hoy puede ser un gran día …¡Y mañana también!