Los ecos de la guerra policial en Siero vuelven a resonar. El SIPLA, sindicato enfrentado desde hace más de un año y medio con el gobierno local, volverá a manifestarse frente a la Casa Consistorial, y lo harán coincidiendo con el pleno municipal, en la mañana del jueves. "Por un servicio público de calidad, respeto y dignidad", proclaman en la convocatoria.

Estas movilizaciones, que llegaron a ser mensuales hasta que la tensión pareció calmarse, tienen como objetivo reivindicar mejoras en la gestión de la plantilla policial y fueron el detonante de una ardua batalla entre el alcalde, Ángel García, y los representantes del sindicato.

En la manifestación programada el colectivo que representa a la práctica totalidad de la plantilla solicitará respeto por parte del regidor, del que recuerdan algunas frases que consideran hirientes, como que el cuerpo “no tiene funciones propias” o “es una mafia”, y también mayor número de agentes y medios materiales “para dar un servicio digno y de calidad”. Pero la manifestación quiere ser un revulsivo para las plantilla de toda la región: "No es solo Siero, nos incumbe a todos", dicen los organizadores para animar a la participación.