La magistrada del Juzgado Contencioso-Administrativo número 6 de Oviedo ha rechazado la adopción de medidas cautelarísimas en el caso del carril bici de la calle Conde de Santa Bárbara de Lugones. El tribunal no aprecia urgencia en parar las obras del trazado ciclable que pasará justo por delante de los domicilios de varios vecinos, que entienden generará “un problema de seguridad y pérdida de plazas de aparcamiento”.

El proceso judicial, en todo caso, sigue adelante, con los vecinos solicitando que se pare la obra proyectada en las zona “antes de que empiecen a pintar el carril bici”.