La emotiva despedida a un médico jubilado en Siero

Una paciente dedica unas sentidas palabras a su facultativo

María Begoña Cué Peral y familia

Soy paciente del centro de salud de Lugones con muchas patologías.

Todo estaba muy bien controlado por un médico extraordinario: como médico, 10; como persona, extraordinaria.

Su buen hacer y profesionalidad nos salvaron a mi familia y a mí de muchos y graves diagnósticos, aunque hasta el momento, por su buena atención primaria, se han ido resolviendo positivamente. Siempre te atendía con cariño, ¡y nunca con prisa!

Fue un excelente médico para nosotros y para todos los pacientes que tenía en su consulta.

No creo que haya médicos con tanto sentido de la responsabilidad.

¡Le echaremos mucho de menos! Que tenga una buena, feliz y merecida jubilación.

Se lo desea esta familia que siempre le recordará con cariño.