02 de abril de 2008
02.04.2008
 

Camino de Santiago sobre ruedas

La joven de 14 años Inés Díaz Peña recorrió en silla de ruedas, con

la ayuda de su familia, más de cien kilómetros de la ruta jacobea

02.04.2008 | 02:00
La familia Peña, con Inés en la silla, recorre uno de los tramos del Camino de Santiago.

La joven Inés Díaz Peña tiene una enfermedad degenerativa que le impide caminar. Esto no ha sido, sin embargo, un obstáculo para su propósito de hacer el último tramo del Camino de Santiago. Su tío Mario Canal prometió hace dos años al santo que iría con su sobrina, y la promesa se cumplió la pasada Semana Santa. Con una silla adaptada para la ocasión, diez miembros de la familia Peña recorrieron más de 100 kilómetros de la ruta jacobea y llegaron a Santiago con éxito pese a que el mal tiempo hizo muy duras las últimas etapas. Promesa cumplida.

Pola de Siero,

Manuel NOVAL MORO


La aventura comenzó a fraguarse hace dos años, cuando el poleso Mario Canal hizo el Camino de Santiago y, una vez que llegó a destino, le prometió al santo que iría con su sobrina Inés Díaz Peña, que no puede caminar a causa de una enfermedad degenerativa. La pasada Semana Santa la promesa se cumplió, después de muchos esfuerzos y una cuidada preparación. El miércoles la expedición, formada por Nacho Peña y Dori López y sus dos hijos, Mario y Sara Peña; Gerardo Díaz y Ana Peña, con sus hijos, Antonio Díaz y la propia Inés, y, por último, Conchi Peña y Mario Canal, salió hacia Lugo para pasar la noche en el albergue de peregrinos.


A las siete menos cuarto de la mañana del jueves comenzaba, con nervios e incertidumbre, la primera jornada. Por delante estaban más de cien kilómetros hasta Santiago, que recorrerían en cuatro etapas. La joven, de 14 años, sería transportada todos esos kilómetros por los hombres en una silla de ruedas adaptada. Los dos primeros días hubo muy buen tiempo. Los dos últimos, muy malo, especialmente el domingo, con frío, viento y granizo. Y por el medio muchas dificultades, cuestas pronunciadas que hacían difícil el avance, y las inclemencias del tiempo que no ayudaron. La experiencia dejó una huella muy profunda en todos, que quieren repetir aventura. En Santiago, alzaron las manos en señal de victoria y hasta otra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine