21 de abril de 2008
21.04.2008

Una historia llevada al cine recientemente por José Luis Garci

21.04.2008 | 02:00
Balbina y Cástor, protagonistas de la película «Luz de domingo».

Noreña,


Franco TORRE


«Luz de domingo» es un pequeño relato de Pérez de Ayala, quien pasó largas temporadas en una casa de veraneo en Noreña. El escritor eligió la pequeña villa condal para enmarcar la historia de Cástor y Balbina, un duro relato con un poso de amargura en el que los poderes fácticos de la pequeña localidad se interponen entre el amor de los jóvenes.

El pasado año, el director José Luis Garci adaptó el relato al cine, en una película con un importante repartido encabezado por Alfredo Landa y Carlos Larrañaga. El director madrileño de origen asturiano rodó la película en nuestra región, y buscó diversas localizaciones en Siero y Noreña.

En concreto, en la villa condal se rodaron escenas en el palacio del Rebollín y en la calle dedicada al escritor, en la que se erige aún hoy su casa de veraneo. El edificio, restaurado hace algunos años, alberga la sede de la Orden del Sabadiego, que entre otras actividades organiza la fiesta del picadillo.


No obstante, la adaptación del relato hecha por Garci no fue literal, sino que le dio mayor relevancia al personaje del abuelo de Balbina, interpretado por Alfredo Landa, y cambió el final, que en la película tiene un aire de «justicia poética» y unas ciertas reminiscencias al género «western» que tanto gusta al director, mientras que en el texto de Pérez de Ayala concluye con un naufragio en el que perece la pareja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook