22 de mayo de 2008
22.05.2008

Vigil: «La equidad sanitaria es falsa: el vecino del Natahoyo es distinto del amigo del médico»

El ex presidente del Principado presenta el libro en el que analiza críticamente
la situación de la sanidad española, flanqueado por Pedro de Silva y Ramón Quirós

22.05.2008 | 10:31

Oviedo, Pablo ÁLVAREZ

¿Somos todos iguales ante la sanidad pública? Según Juan Luis Rodríguez-Vigil, no. Y esta respuesta proviene de quien durante ocho años fue consejero de Sanidad y durante dos más presidente del Principado. «La equidad es falsa: el acceso para un vecino del Natahoyo [un barrio de Gijón] es distinto que para el amigo del médico o de la enfermera», afirmó ayer Rodríguez-Vigil, en el transcurso de la presentación de su último libro, un detallado análisis del sistema sanitario español.

Esta aseveración es sólo un botón de muestra del tono audaz que dominó la intervención del autor, quien advirtió de que «hay un riesgo serio de que la sanidad pública se caiga». Y, en una sentencia muy aplicable a la actual situación de la sanidad asturiana, indicó: «El sistema está permanentemente embarazado de huelga, es un sistema de locura en el que tenemos 17 sistemas salariales distintos con diferencias retributivas entre autonomías que llegan al 40 por ciento».

«Integración o desmoronamiento. Crisis y alternativas del Sistema Nacional de Salud español» es el largo título del libro en torno al cual giraba el acto. La presentación se desarrolló en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA. Congregó, como intervinientes, a dos ex presidentes regionales -el propio Rodríguez-Vigil y Pedro de Silva-, y al actual consejero de Salud, Ramón Quirós. Y también a un numeroso público del que formaban parte abundantes responsables y ex responsables sanitarios, profesores universitarios (entre ellos, el ex rector Juan Vázquez) y otros rostros conocidos.

Abrió el fuego Pedro de Silva, hoy abogado, escritor y colaborador habitual de este periódico, quien calificó a Rodríguez-Vigil como «uno de los mejores servidores públicos que ha dado la democracia en Asturias». De Silva enmarcó el libro en «un género casi insólito: el informe o la memoria no solicitados», obra de «un político culto e ilustrado» que «entronca con la buena tradición de la ilustración asturiana». El ex presidente constató que el trabajo «es una fiel radiografía, una crónica del proceso de desvirtuación del Sistema Nacional de Salud» que «no elude temas vidriosos».

Ramón Quirós elogió el aire «desapasionado» y la «libertad de pensamiento» que Rodríguez-Vigil imprime a su análisis. Y, en línea con la aseveración del autor del libro que encabeza estas líneas, aunque sólo en el nivel de lo futurible, admitió «el riesgo de ir hacia una sanidad de dos velocidades, con un paquete básico y otro avanzado», en función del poder adquisitivo de cada individuo. Fiel a lo que está siendo su estilo al frente de la sanidad asturiana, Quirós indicó que el debate sobre el sistema público de salud «es más necesario que nunca».

Y llegó el turno de Juan Luis Rodríguez-Vigil, actualmente miembro del Consejo Consultivo del Principado, a quien nadie podrá acusar de hurtar elementos para la discusión, en un tono provocativo que a pocos deja indiferentes. El ex presidente fue tomando carrerilla a medida que avanzaba su discurso, y acabó enhebrando una serie de consideraciones, algunas de ellas hipercríticas, en las que siempre salvó la gestión de Quirós, si bien puso de relieve que «ser consejero de sanidad es una de las cosas menos apetecibles de España».

Rodríguez-Vigil se mostró particularmente irritado con la deriva que ha conducido a una escasez de médicos en todo el país, cuando hay numerosos jóvenes, y con excelentes calificaciones, dispuestos a estudiar medicina. «La realidad es que no hay anestesistas para ir a Cangas del Narcea», enfatizó en alusión a una reciente controversia de la sanidad asturiana. El autor del libro entró de frente en otros asuntos delicados. «No tiene ni pies ni cabeza el nuevo hospital que se va a hacer en Mieres», señaló, para aclarar a continuación que no es contrario a la idea de que esa localidad cuente con «una estructura hospitalaria de especialidades». Lo que ocurre, según Vigil, es que con el actual desarrollo de las comunicaciones, «seguramente no tienen ningún sentido los hospitales comarcales generales, aunque sí los especializados».

«El sistema sanitario está permanentemente embarazado de huelga, es una locura»

«El hospital que se va a hacer en Mieres no tiene ni pies ni cabeza»

«Hoy seguramente no tienen ningún sentido los hospitales comarcales generales»

Juan Luis Rodríguez-Vigil

Ex presidente del Principado

«Corremos el riesgo de ir a una sanidad de dos velocidades, según el poder adquisitivo»

Ramón Quirós

Consejero de Salud

«El libro es una fiel radiografía de la desvirtuación del Sistema de Salud»

Pedro de Silva

Ex presidente del Principado

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine