15 de julio de 2009
15.07.2009
El yacimiento de Padul

Los mamuts no pasaron de Granada

El asturiano Diego Álvarez investiga en el yacimiento de Padul los restos de cuatro ejemplares del Pleistoceno

15.07.2009 | 02:00
Un dibujo de Álvarez Lao que representa un mamut lanudo.

Oviedo, Elena FDEZ.-PELLO

Hace más de treinta mil años el sur de la península Ibérica era un paraje frío y árido poblado por rinocerontes lanudos, renos, bisontes, zorros árticos y mamuts lanudos. El yacimiento de Padul, en Granada, es, entre los que contienen restos de esa última especie, el más meridional de Europa y está situado «sólo un grado más al Norte que la localización más sureña que se conoce de estos animales en todo el mundo». Quien da ese dato es el paleontólogo asturiano Diego Álvarez Lao, que desde hace cinco años participa en esa investigación, cuyas conclusiones publica la revista científica internacional «Paleogeography, Paleoclimatology, Paleoecology» en su último número del mes de abril.


En Padul, refiere Álvarez Lao, se han encontrado restos de al menos cuatro ejemplares de mamut, que dan a entender que durante un largo período de tiempo este animal vivió en lo que en el Pleistoceno superior era una tundra-estepa, con unas condiciones climáticas similares a las que hay en la actualidad en Laponia. Restos de esos animales, indica, han aparecido en yacimientos de Italia y Grecia.


El estudio sobre los mamuts de Padul, informa la FYCYT -la Fundación asturiana dedicada al fomento de la investigación científica aplicada y la tecnología-, se integra en una investigación más amplia sobre los grandes mamíferos que habitaron la Península en el Pleistoceno, un trabajo que se publicará próximamente en la revista «Quaternary Internacional».


El paleontólogo, que ha comparado los huesos encontrados en Granada con los que han aparecido en yacimientos de Europa central, afirma que en nada debían diferenciarse unos y otros y apunta la posibilidad de que «en los inviernos glaciares migraran más al Sur, buscando un entorno más templado».


El yacimiento de Padul es una turbera en explotación, así que Álvarez Lao -que también ha trabajado en la cueva de El Conde, en Tuñón, con José Luis Arsuaga, el director de las excavaciones de Atapuerca, en Burgos- no descarta nuevos hallazgos, que permitirían ampliar el conocimiento de ese período. Entre tanto, el paleontólogo asturiano, que prepara una estancia en Alemania, continúa trabajando en los yacimientos del Castillo de Gauzón y el arrecife de Arnao.

Pleistoceno superior


Los huesos de Padul (Granada) corresponden a cuatro ejemplares de mamut, que vivían en ese paraje hace entre 30.000 y 40.000 años, cuando sus condiciones climáticas eran similares a las de la actual Laponia.

El científico


El paleontólogo asturiano Diego Álvarez Lao es uno de los investigadores de los restos hallados en Granada.

«Fauna de mamut»


El mamut lanudo convivía en la tundra-estepa con renos, bisontes, zorros árticos y rinocerontes lanudos. Los científicos se refieren al conjunto de esos animales como «fauna de mamut».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine