15 de julio de 2009
15.07.2009
 

Pamplona entona el ´Pobre de mí´

Cuatro heridos, ninguno por asta de toro, trasladados a los hospitales en el último encierro

14.07.2009 | 22:09
Los Sanfermines van recobrando la tranquilidad tras el masivo fin de semana, pero no por ello la fiesta decae, como pone de manifiesto este grupo de veteranos que recorren las calles del casco viejo pamplonés con sus guitarras y sus cánticos.

Pamplona vivió su última jornada de los Sanfermines y se despidió entonando el tradicional 'Pobre de mí'. Encierros, corridas, música y fiesta concluyeron con el encendido de miles de velas a medianoche en el que se emplazó a disfrutar de los festejos el año que viene. El octavo y último encierro dejó una carrera rápida y limpia en la que no se registraron heridos por asta de toro, aunque sí cuatro personas fueron trasladadas al hospital con pronóstico leve.

La capital navarra dijo adiós a nueve días intensos de San Fermín, después de que miles de pamploneses cantaran el 'Pobre de mí' que marca el fin de las fiestas y encendieran velas en la plaza Consistorial a medianoche. La última jornada comenzó a las 8.00 con el octavo y último encierro de las fiestas, protagonizado por los toros de la ganadería Núñez del Cuvillo, de Vejer de la Frontera (Cádiz). La carrera estuvo protagonizada por uno de los astados que adelantó al resto de las reses desde la Plaza del Ayuntamiento, arrollando a varios mozos en su camino.

En él, cuatro corredores resultaron heridos leves y fueron trasladados a los centros hospitalarios de Pamplona. Se trata de G.G., un hombre de 50 años residente en Escocia, que sufrió un traumatismo craneal con pronóstico leve; y C.M., estadounidense de 35 años, que se fracturó el tobillo, ambos en el Hospital de Navarra. Además, al Hospital Virgen del Camino acudieron F.J.A.F., de 18 años y natural de Zaragoza, que llegó con un esguince de tobillo, y A.H.O., francés de 35 años y residente en Gernika, que fue atendido por un esguince de rodilla.

Una vez finalizados los encierros, la comparsa de Gigantes y Cabezudos salió desde la Estación de Autobuses para realizar su recorrido habitual por la calles del centro de la ciudad. Además, la última mañana sanferminera estuvo marcada por la tradicional celebración de la octava de San Fermín. La celebración litúrgica tuvo lugar a las 10.45 horas, en la capilla de San Fermín, y contó con la asistencia de la corporación municipal. A mediodía, las bandas de música salieron del frontón Labrit, la plaza de San Francisco, y la avenida Carlos III para hacer disfrutar a los pamploneses de la última jornada festiva, mientras que el paseo Sarasate acogió un recital de jotas, con la actuación de Las Voces de Navarra y de los niños Carolina y Ángel Manuel Luquin Duarte.

Ya por la tarde, la plaza de la Cruz y el Paseo Sarasate se llenó de verbenas y en la plaza del Castillo sonó el txistu y la gaita. Finalmente, los pamploneses despidieron las fiestas de 2009 con miles de velas en la plaza Consistorial, donde entonaron el tradicional 'Pobre de mí'. La música y la traca final dieron el adiós a los Sanfermines, hasta el año que viene.

"ESTABLES" LOS CORREDORES DEL DOMINGO

La directora del Hospital de Navarra, María Jesús Calvo, indicó que los dos corredores heridos de mayor gravedad en el encierro del domingo, un pamplonés de 44 años y un riojano de 53, que se encuentran en la UCI desde entonces, están estables de la gravedad. El mozo de 44 años, natural de Pamplona, tuvo que ser ingresado tras ser empitonado en el tórax cuando corría delante del toro cárdeno claro que se había descolgado del resto. El otro corredor, de 53 años y vecino de Calahorra, sufrió una herida por asta en el cuello y también se encuentra en la UCI.

Una vez concluidas las fiestas, la Cruz Roja ha comunicado que atendió a 446 corredores, 11 menos que el año pasado, de los que ocho fueron atendidos por asta de toro. En concreto, atendió a 18 por pisadas, 8 por lipotimias, practicó curas a 267 mozos y atendió por esguinces a otros 17. Además, realizó 53 atenciones médicas, 16 por luxaciones y una por óbitos y trasladó a 43 a centros hospitalarios.

Del mismo modo, los servicios de urgencias hospitalarios y extrahospitalarios del Servicio Navarro de Salud atendieron a 889 personas relacionadas directamente con la fiesta, con un leve incremento respecto al año anterior, en el que se registraron 811. La cifra incluye las 47 atenciones prestadas a corredores en el encierro (46 en 2008), todos varones, de los que 10 fueron por asta de toro.

EUROPA PRESS

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014