14 de mayo de 2010
14.05.2010

Música de órgano de Occidente a Oriente

El festival organizado por Cajastur sobre este instrumento llega hoy a Oviedo tras iniciar el ciclo en Puerto de Vega y Pravia

14.05.2010 | 02:00

Oviedo, Pablo GALLEGO


La música de órgano recorre estos días Asturias de Occidente a Oriente. Y tras iniciar la gira en Puerto de Vega, el festival que organiza Cajastur llega hoy a Oviedo. Después visitará Gijón y Villaviciosa, hasta terminar, el último fin de semana de mayo, en Llanes y Covadonga.


El alemán Heinrich Walther ocupara esta tarde, a las 20.00 horas, el órgano de la iglesia de San Francisco de Oviedo. Este instrumento toma el relevo de los órganos históricos utilizados el pasado fin de semana en Puerto de Vega y Pravia. Dos joyas de la música en Asturias que, como señaló el director de la Obra Social y Cultural de Cajastur, José Vega, tienen en las jornadas de órgano «una oportunidad para que se puedan afinar y revisar». «El festival permite mantener vivos instrumentos instalados en lugares emblemáticos», añadió.


En el programa de hoy, Walther dará vida a composiciones para órgano de Bach, Mozart o Haydn compuestas entre 1685 y 1809. El domingo, en el órgano de la iglesia de San Pedro en Gijón, las sustituirá por obras de Julius Reubke y César Frank. El propio Walther es el autor de la transcripción para órgano de la «Sinfonía en re menor» del compositor francés.


No es habitual que se programen conciertos para órgano. Por eso esta serie de conciertos es, quizá, la mejor oportunidad para escuchar en Asturias «lo mejor de la literatura mundial escrita para este instrumento». Quien habla así es José María Martínez, impulsor del festival y responsable del Conservatorio de Avilés. «El órgano tiene su público», defiende Martínez, «y en las manos y los pies del intérprete se resume toda una orquesta».


Domitila Ballesteros, una organista brasileña en su primera visita profesional a España, será quien tome el relevo de Walther a partir del viernes 21, con dos conciertos: el viernes, en la iglesia ovetense de San Tirso; el sábado 22, en el convento de Las Clarisas de Villaviciosa. Allí sonará, quizá por primera vez en un edificio conventual, el brasileño «Tico-tico no fubá». Al contrario que el sol, el festival cerrará su andadura asturiana por el oriente, el domingo 30 de mayo, en un lugar único, la Basílica de Covadonga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine