22 de mayo de 2010
22.05.2010
 

Segura pero sin riesgos

Doña Letizia es sobria en el vestir, lleva diseños españoles y los expertos en moda y estética le reprochan que no sea un poco más «atrevida»

22.05.2010 | 02:00

Oviedo, María José IGLESIAS


Sobria, con toques actuales, poco arriesgada y muy segura en sus elecciones. La Princesa Letizia no tiene problemas de espacio en el vestidor, pero tampoco puede permitirse el lujo de ponerse lo que le apetece en cada momento. Si fuese así, la esposa del Príncipe Felipe optaría a menudo por tejanos, camisetas y fulares, que le encantan.


Desde su primera aparición pública, en noviembre de 2003, con motivo del anuncio de su compromiso con Felipe de Borbón, Letizia de España -como la llama a menudo la prensa internacional- ha realizado una particular travesía en la búsqueda de un estilo propio.


Aquel día llevaba un traje Armani en color vainilla, que no la favorecía demasiado. Fue el principio de la forja de un estilo que mantiene las mismas bases pero ha ganado en aplomo. Los trajes pantalón siguen siendo una de las elecciones preferidas de la Princesa. Pero en sus seis años en palacio ha descubierto el encanto de los vestidos, casi siempre muy entallados.


No ha sido fácil, pero lo ha conseguido. Letizia Ortiz se viste como una mujer que ha rebasado los treinta, sin perder de vista la alta posición que ocupa. Las malas lenguas dicen que cambia los botones de las chaquetas de Chanel para que no se note que son francesas. Lo cierto es que la Princesa hace patria y tiene por norma lucir ropa y complementos de sello español.


Felipe Varela, su modisto de cabecera, ha logrado «tomarle las medidas» en el más amplio sentido de la palabra. El creador madrileño la viste para el día y para la noche.


El diseñador Roberto Torretta, casado con la asturiana Carmen Echaverria, considera que la Princesa mantiene un estilo equilibrado. «Ella es consciente de que tiene que presentarse ante todo tipo de gente. Siempre va supercorrecta, el estilismo lo maneja muy bien». Torretta, igual que otros colegas, sí echa de menos que la Princesa no varíe un poco más las etiquetas que cuelgan de las perchas de palacio. «Tiene poco tiempo para pruebas y va sobre seguro».


Su fuerte son los vestidos de mañana y tarde. En esos momentos Letizia Ortiz se siente más libre para elegir complementos, como fulares, bolsos, y cómo no, los zapatos que ha hecho célebres en medio mundo. La ex periodista ovetense siempre luce tacones de vértigo. La diferencia de altura con su marido es la disculpa ideal para introducir un toque divertido en el atuendo.


El maquillaje es otra de las obligaciones principescas en actos oficiales. En eso Letizia partía con ventaja. Sus años frente a la cámara le enseñaron muchos trucos. Uno de ellos lo desvela José Luis García Berjano, maquillador oficial de Givenchy en España. Según él, la Princesa potencia su mirada con un toque de lápiz verde que aporta profundidad a la tonalidad natural de sus ojos.


Utiliza sombras neutras, en tostados, y algún dorado. Los labios casi siempre los lleva en color melocotón. En las grandes ocasiones se maquilla un poco más los ojos, pero sin excesos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014