30 de mayo de 2010
30.05.2010
40 Años
40 Años
A Divinis

Cardenales adulados y señalados

n Sodano, Castrillón y Rodé, el trío de purpurados ignoradores

30.05.2010 | 02:00

Franc Rodé, el cardenal que de modo tan lamentable decretó la supresión del Císter en Valdediós, ha formado ya grupo con Sodano y Castrillón, el trío de purpurados más señalados en el presente como ignoradores -tal vez ciegos voluntarios- de lo que estaba sucediendo con Marcial Maciel, fundador de la Legión de Cristo. Y lo que estaba pasando es que una demanda con gran fundamento sobre los abusos de Maciel había llegado al Vaticano a mediados de los años 90, pero no fue investigada hasta que Ratzinger dio la orden a finales de 2004, unos meses antes de suceder a Juan Pablo II. Ahora sabemos, además, que Maciel untaba a Sodano o a Rodé con regalitos de diverso género, y que ambos siempre fueron proclives y valedores suyos ante cualquier instancia eclesial. Hay también un hecho significativo. Ratzinger fue otro de los cardenales objeto de ronda por la Legión. En cierta ocasión fue invitado a dar una conferencia a sus huestes: llegó, habló y al terminar rechazó un sobre de billetes que le tendía un más que probable enviado de Maciel.


Por hechos como éste sostenemos que Ratzinger es una persona bien decente y resbaladiza a las costumbres de halago, ambición o cabildeo tan propias de la curia vaticana. Pero el problema que tiene el elogio a Benedicto XVI es que parece que se le hace de menos a Juan Pablo II, ahora en trance de beatificación. La cuestión es peliaguda, porque resulta un hecho objetivo y comprobable que Wojtyla tenía sobre la peana más alta a Maciel, al que proclamó incluso conductor de la juventud (cuando ocho de los violados por el sacerdote mexicano escucharon esto, ya no resistieron más: escribieron una carta al Papa, que nunca obtuvo respuesta, y acudieron después al periódico «The Hartford Courant», de Connecticut, que les hizo más caso; ahí comenzó todo).


Esta relación de Juan Pablo II y Maciel es tan espinosa que George Weigel, importante vaticanista estadounidense, respetado y alabado tanto por los wojtyliamos como por la conservación en general, ha pedido que se despejen estas dudas lo antes posible, ya que de lo contrario seguirán martilleando en torno a la beatificación del Pontífice.


En cuanto a Sodano, Castrillón y Rodé, habrá que seguir hablando, pero de este último habíamos leído ya algún documento sobre Valdediós que nos había estremecido por su dureza de criterio o por su amenaza de que cuidado con que las cosas del monasterio salieran en la prensa. Se ve que nuestros monjes, a los que tanto recordamos, no le enviaban regalos cameladores, pues la adulación hacia Rodé se conducía por otros caminos que también conocemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine