31 de octubre de 2010
31.10.2010

«Podemos detectar lesiones casi invisibles»

31.10.2010 | 02:00
Adolfo Parra.

Oviedo, P. Á.


Adolfo Parra es especialista en aparato digestivo del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Su currículum incluye una amplia formación en endoscopia adquirida durante una estancia de cuatro años en Japón, país en el que esta disciplina está poderosamente desarrollada.


-¿Puede resumir los avances recientes más reseñables en el ámbito de la exploración endoscópica del aparato digestivo?


-En la última década el avance en el diagnóstico de tumores digestivos incipientes ha sido quizás el más importante. Hemos aprendido a detectar lesiones a veces casi invisibles, existen endoscopios con alta definición de imagen, e incluso dotados de un microscopio o de un ecógrafo en su extremo. Por otra parte, la endoscopia permite tratar lesiones que aún no invaden las capas profundas de la pared digestiva, y las técnicas son cada vez más sofisticadas, pero también más complejas. Y algo fundamental: en el siglo XXI la endoscopia debe realizarse con las mínimas molestias para los pacientes gracias al empleo de tecnología avanzada y a la aplicación de sedación.


-El nuevo protocolo del Principado fija límites a la indicación de la colonoscopia. ¿Están justificados?


-Sí. Los motivos son básicamente dos. En primer lugar, la demanda de colonoscopias aumenta, y esto genera listas de espera, lo cual puede propiciar un retraso en el diagnóstico de pacientes con cáncer. Sabemos que al menos el 10 por ciento de las colonoscopias que se solicitan no están bien indicadas, por lo que es importante determinar quién necesita realmente la prueba y quién no. En segundo lugar, la colonoscopia es una técnica eficaz y segura, pero no deja de ser un procedimiento invasivo, que se asocia a algunos riesgos, y no debemos abusar de ella si no la necesitamos.


-En ocasiones el elemento más problemático de la colonoscopia es el proceso previo de limpieza del colon. ¿Hay novedades al respecto?


-El objetivo es encontrar métodos de limpieza eficaces y seguros, sin efectos secundarios graves, y bien tolerados por los pacientes. Lo más importante para conseguir una limpieza excelente del colon es simplemente la administración de la preparación, al menos en parte, pocas horas antes del momento de la colonoscopia, no el día anterior como se hacía hasta hace poco tiempo. Esto se sabía desde hacía años, pero sólo se ha comenzado a aplicar de forma más o menos amplia recientemente. Si el colon no queda completamente limpio, podemos pasar por alto pólipos que en poco tiempo progresen a un cáncer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014