20 de julio de 2011
20.07.2011

¿La capital de Portugal? Ni idea...

Un estudio promovido desde la Universidad de Oviedo con 1.080 alumnos de tres comunidades refleja el dramático déficit de cultura general

20.07.2011 | 02:00
¿La capital de Portugal? Ni idea...

Oviedo, Eduardo GARCÍA

El 80% de los estudiantes de primer curso de la Universidad no sabe en qué ciudad nació Picasso, y el 86% es incapaz de decir el nombre de dos premios Nobel españoles.

Un estudio dirigido por el catedrático de Psicometría de la Universidad de Oviedo Eduardo García-Cueto, en el que han participado los profesores Blanca Pérez Sánchez, Javier Suárez Álvarez e Ignacio Pedrosa, ha puesto una vez más el dedo en la llaga sobre la inmensa incultura general de los nuevos universitarios. El informe acaba de ser publicado en la revista especializada de Investigación y Divulgación en Psicología y Logopedia, de la Universidad de La Laguna, una de las tres instituciones académicas, junto con la de Oviedo y Granada, que forman parte de la encuesta, más de mil universitarios, de los que casi el 74% eran asturianos.

El cuestionario constaba de treinta preguntas -ver gráfico- de cultura muy básica en la mayoría de los casos. Preguntas del tipo ¿Quién escribió «La Regenta»? ¿Quién pintó la Capilla Sixtina? o ¿Cuál es la capital de Portugal?

«El hecho de que los alumnos accedan a una serie de datos, los memoricen únicamente para los exámenes y los desechen sin más da buena idea no solamente de la calidad de los sistemas educativos sino también en el tipo de adultos en los que se convertirán estos alumnos», señalan los autores del estudio como conclusión a la debacle.

Es el doble filo de la evaluación continua, que mantiene un seguimiento permanente sobre el alumno pero «anima» a muchos de ellos a usar y tirar conocimientos: lección superada, datos directos para la papelera de reciclaje. Aquí, sin embargo, no hay reciclaje que valga.

Un total de 1.080 estudiantes contestaron a la encuesta. No era necesario escribir mucho, pero el 80% cometió alguna falta de ortografía. Los autores del estudio lamentan que «los peores resultados se vean siempre reflejados en las preguntas de lengua castellana».

Eduardo García-Cueto, adscrito a la Facultad de Psicología en Oviedo, duda de que España esté respondiendo con eficacia a los resultados de las pruebas PISA. «Parece evidente que si bien España entra en el juego de la evaluación, el feed-back recibido no le sirve para conseguir una mejora posterior y de forma sistemática queda muy debajo de la media de los países de la OCDE».

El drama se acentúa porque los porcentajes de errores no menguan en aquellas preguntas destinadas a universitarios de esa misma área. Por ejemplo, el 88% de los encuestados que cursan carreras de Ciencias Sociales y Jurídicas, entre las que se incluye Geografía, no sabe el número de provincias que tiene España. Y el 88% de Ciencias de la Salud (dos puntos más que la media nacional) no conoce al menos dos de los siete premios Nobel que ha dado España. Estudiantes de Medicina, por poner un caso, a los que no les suenan Severo Ochoa o Santiago Ramón y Cajal.

En torno a un diez por ciento de los universitarios no sabe cuál es la capital de Portugal. Fue uno de los datos en que los autores de la encuesta hicieron ayer más hincapié. García-Cueto prefiere no poner adjetivos. Los datos se explican por sí solos. Hubo universitarios que no supieron contestar a la pregunta de en qué año fue el descubrimiento de América o en qué año comenzó la Guerra Civil española.

Las conclusiones del estudio previenen que «fechas como el año del descubrimiento de América, capitales de países que a lo largo de su historia no han sido cambiadas o escritores de novelas de reconocido prestigio son datos que no solamente se deben exigir en los exámenes de Historia, Geografía o Lengua en un instituto de Educación Secundaria, sino que deberían formar parte de aquellos conocimientos que modelan a las personas, que las hacen formar parte de la sociedad del saber y en adultos capaces de mantener conversaciones más allá de lo estrictamente puntual del momento». Más claro, agua.

En este nivel más bien mediocre de eso que siempre se ha conocido como cultura general básica, algunas de las preguntas del cuestionario sonaron a chino a más de dos: ¿Quién escribió «El mito de la caverna»? o ¿Qué hallazgo arqueológico permitió descifrar la escritura jeroglífica egipcia? son cuestiones tan insondables para un sector de la población universitaria española como una ecuación de quinto grado para un alumno de Primaria.

A la hora de menudear los resultados del informe, la Universidad de Oviedo no sale mal parada en relación con La Laguna y Granada. En concreto, la Universidad asturiana logra mejores resultados globales, y también puntúa más alto en Actualidad, Historia, Geografía y Literatura (la pregunta sobre «La Regenta» influye). En Lengua, las tres referencias son lamentables, y en Filosofía nos superan la Universidad andaluza y la canaria.

El porcentaje de acierto en preguntas de Lengua entre estudiantes de ingenierías no llega a los 30 puntos, pero los fallos aún son más nítidos entre universitarios de Ciencias de la Salud y Ciencias Sociales y Jurídicas (¡casi el 80% de errores!). Sorprendentemente, son estos últimos estudiantes de Ciencias Sociales los que a nivel global presentan peores resultados en cultura general.

En el lado contrario, los mayores porcentajes de acierto corrieron a cargo de los estudiantes de Arte y Humanidades en preguntas relacionadas con la Filosofía, un 87,7%. Y eso que la respuesta Platón para la autoría de «El mito de la caverna» no era de lo más sencillo del cuestionario.

El cuestionario incluyó a alumnos de Magisterio, Historia o Filología, «facultades que no solamente admiten a alumnos con este tipo de fallos y lagunas, sino que muchos de estos alumnos son los que en un futuro optarán a puestos de maestros o profesores», señalan los autores. Y cabe suponer «que si a estos alumnos no se les han exigido dichas competencias, ellos previsiblemente tampoco lo harán con sus futuros alumnos». Como para ponerse a temblar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014