30 de septiembre de 2011
30.09.2011

La concertada aplaude la nueva política de Educación en relación con los centros privados

OTECAS pone sobre la mesa siete puntos de reivindicación, y USO espera que «no se trate de un brindis al sol»

30.09.2011 | 02:00
Una de las movilizaciones de la concertada, el año pasado en Oviedo.

Oviedo, E. G.


Al sector de la enseñanza concertada en Asturias el discurso de la consejera de Educación, Ana Isabel Álvarez, esta semana en la Junta General, le ha sonado de perlas. Los sindicatos mayoritarios no ocultan su satisfacción ante lo que creen el inicio de una nueva filosofía de reparto de plazas escolares: a más demanda de los padres, más recursos de la Administración.


«No tiramos voladores», señala Rosa Pérez Carneado, portavoz del sindicato OTECAS, el de mayor representación entre los docentes de la enseñanza concertada en Asturias, «pero entendemos que van a empezar a tratarnos de forma justa».


«Puede que todo se trate de un brindis al sol, pero la impresión que nos causó la comparecencia parlamentaria de la Consejera es que hay intención de, al menos, no vetar a la concertada», dice Adolfo Congil, de la USO, segunda fuerza sindical de la enseñanza privada.


OTECAS aprovechó la corriente a favor para solicitar a la Consejería de Educación y Universidades el estudio (y la solución) a siete reivindicaciones que llevan ahí paradas desde hace un lustro.


Entre ellas, un acuerdo de plantillas que reduzca las 25 horas lectivas que tienen sobre sí los profesores de la concertada en el Principado. Y un nuevo acuerdo retributivo que avance hacia la homologación con los sueldos de sus compañeros de la red pública «incluidos los sexenios y los incentivos de la evaluación docente para quien la supere», señala Rosa Pérez.


Una petición con la que no están muy de acuerdo muchos de los docentes de la pública, pero que OTECAS justifica: «somos integrantes de un servicio público educativo, con las mismas obligaciones que los profesores de la red pública». La LOE menciona precisamente esa homologación de salarios como objetivo último.


«No pedimos favores» -añade Adolfo Congil en relación con los aparentemente nuevos criterios para los conciertos educativos-. «No es de recibo que habiendo demanda suficiente, haya centros concertados en Asturias condenados a no crecer en la vida» porque la Administración no permitía aumentar el número de unidades subvencionadas. «El número de unidades tiene que estar en función de la demanda, del mismo que vemos bien que si un colegio privado se queda sin demanda escolar se le reduzcan los conciertos», estima USO.


Tras las elecciones sindicales en el sector, OTECAS ha revalidado su mayoría con 88 representantes, mientras que USO mantiene el segundo puesto con 53. El resto de la junta lo componen los sindicatos FSIE, CC OO y UGT. Una junta que espera la llamada de los responsables de Educación para un primer contacto oficial, tal y como la consejera Ana Isabel Álvarez hizo con la Junta de Personal Docente, de la red educativa pública asturiana. Lo que le pedirán los sindicatos se reduce, nada más y nada menos, que a esto: más sueldo y más profesores, para repartir menos carga laboral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014