02 de abril de 2012
02.04.2012
Reijo Laukkanen, exconsejero de la Junta de Educación de Finlandia

«La mayoría de los deberes deberían hacerse en el colegio»

El profesor defiende la integración en el mismo centro y trabajar con el niño para lograr un óptimo nivel intelectual

02.04.2012 | 22:49
El profesor Reijo Laukkanen, durante la entrevista.

A la cabeza de los informes que evalúan los resultados académicos, el país nórdico ha basado su sistema en la integración y la escuela pública. El profesor Laukkanen expuso las claves en la Universidad Europea en Valencia.


¿Por qué los alumnos finlandeses obtienen resultados de éxito y los españoles de fracaso, con un 32-36 por ciento?
En Finlandia, una cuestión muy importante es que intentamos mantener a todos los niños juntos. Los repetidores suponen solo el 0,4 %, durante los primeros dos cursos, de 7 a 8 años. El alumno debe tener una base fuerte, pero también hay que ofrecer una educación para los niños con necesidades especiales, con problemas en la lectura, ortografía y el habla puesto que son instrumentos para la comunicación. Es muy importante que lo puedan dominar bien. Y, también, durante su educación intentamos reforzar a aquellos con problema de aprendizaje: es la enseñanza de recuperación. Lo paga la sociedad. En Finlandia no tenemos un sistema privado de educación como existe en otros países. Las familias no gastan nada.
El fracaso escolar en Secundaria Obligatoria ¿es responsabilidad del profesor, del sistema educativo, de la familia, del alumno?
No me preguntaría quién tiene la culpa, yo diría que es importante comprender a otros. ¿Para quién es el colegio? El colegio no excluye a ciertos niños. La integración es lo más importante, integramos a todos y están en el mismo colegio. En Finlandia, a veces, nos planteamos: ¿un niño está preparado para ir al colegio? ¿y el colegio lo está para recibirlo? Los niños son como son y un colegio ha de aceptar este hecho, debe trabajar con él para conseguir un buen nivel intelectual.
¿Los padres aceptan sin reparos esta integración?
Antes de nuestro sistema actual, en Finlandia había un sistema paralelo: los mejores alumnos iban a las escuelas polivalentes (Bachillerato) y era fácil para los profesores enseñarles, pero cuando empezamos a cambiar el sistema educativo hubo un debate entre el profesorado sobre la dificultad de atender a todos los niños.
En España se invierte en educación pero sin buenos resultados.¿La explicación está en el modelo de desarrollo? ¿Muchos dejaron la escuela para trabajar en la obra?
Las autoridades deberían procurar que esto no ocurriera. La sociedad debería cuidar de su educación. ¿Qué es importante enseñar a los niños en el colegio? En Finlandia nos hemos dado cuenta y, de hecho, sabemos que no podemos impartirlo todo. Antes teníamos un plan de estudios que señalaba al día tantas asignaturas, pero los niños tenían problemas y no podían aprenderlo. Después hemos quitado mucho y nos hemos centrado en las cuestiones más importantes. En España hay mucha memorización.
Memorizar o comprender, clases de refuerzo, deberes en casa. ¿Qué hay que hacer?
Me gustaría decir que uno no puede actuar de forma intelectual en un vacío, hay que tener un concepto específico, hacen falta detalles. No es necesario todo. Hay que tener lo básico, una buena base para desarrollar su propia manera de pensar.
¿Es partidario de mandar deberes a los alumnos?
Es importante que haya deberes, pero no demasiados. El trabajo en casa es importante porque se adquiere un hábito y aprende a trabajar solo, aunque la mayoría del trabajo debería hacerse en el colegio.
La universidad, ¿es la mejor opción de futuro?
No. Yo soy profesional de cuello blanco y mi familia quería que fuera a la enseñanza polivalente, a la educación superior (Bachillerato), porque así podría llegar a la educación terciaria (universitaria). Hoy en día, en Finlandia hemos abierto todo, uno puede llegar mediante la enseñanza vocacional (profesional) a una politécnica o a la universidad. Lo importante es que un alumno siempre tenga esperanza, aprender más, mejorarse, pero si uno vive sin esperanza no es una buena situación. En la actualidad, hemos equilibrado muy bien la línea general y la vocacional. Las familias así lo comprenden. Hay que pensar en un empleo y cómo uno puede ser empleado; la educación vocacional profesional es una muy buena solución. Creo que las familias podrían cambiar su actitud. Puedo comprender que prefieran ver a sus hijos con un máster, pero la realidad ya no es así.
¿La crisis está afectando a su sistema educativo?
Sí, en la cantidad de dinero que los municipios pueden dedicar a la educación. Algunos tienen muchísimo dinero y otros, menos. La ida es combinar los municipios pequeños para que sean entidades más fuertes y lo mismo en el sector universitario.


El profesor Reijo Laukkanen, durante la entrevista. Eduardo Ripoll

«El alumno debe
tener buena base,
pero no se le puede enseñar todo»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014