20 de mayo de 2012
20.05.2012

Mejor cada una por su cuenta

Un equipo de médicos barceloneses separa a dos siamesas unidas por el abdomen que compartían el hígado

20.03.2012 | 01:00

Barcelona / Oviedo, Agencias


Un equipo médico del Hospital Valle de Hebrón de Barcelona ha logrado separar con éxito a dos siamesas que estaban unidas por el abdomen y que compartían el hígado. «Ya son niñas con vidas individuales y no han tenido, ni se espera que tengan, ninguna complicación en el futuro», proclamó en conferencia de prensa el codirector del programa de cirugía fetal del centro hospitalario, José Luis Peiró.


Núria y Marta nacieron por cesárea programada el pasado 10 de agosto unidas por el abdomen, una malformación que ya se había detectado por ecografía a las doce semanas de gestación. A los seis meses de vida, y después de que entre las dos adquirieran un peso superior a los 12 kilos para minimizar riesgos, los cirujanos separaron a las siamesas en una compleja operación de siete horas que se llevó a cabo, sin complicaciones, el pasado 27 de febrero.


Ayer, las pequeñas estaban presentes en la conferencia de prensa con siete meses recién cumplidos. Marta y Núria llevan una vida normal por separado y sólo visitan el hospital para revisiones periódicas.


Los casos de siameses son excepcionales: uno por cada 200.000 nacimientos. El porcentaje de supervivencia oscila entre el 5 y el 25 por ciento en el momento del nacimiento y hasta el 53 por ciento una vez hecha la separación. Debido a la complejidad de este tipo de procedimientos, sólo se conocen otros tres casos de éxito en España de siameses que hayan sobrevivido tras la operación de separación: dos en Madrid y uno en Sevilla.


Consciente del logro médico, la madre de las dos pequeñas, Meritxell Feliu, calificó de «milagro» la operación del Valle de Hebrón y destacó que las niñas están «perfectamente». «Los primeros días se echaban de menos, pero ahora ya no tanto; Marta busca, pero Núria parece que ya no quiere estar tanto a su lado, como queriendo decir: "Ya he estado mucho tiempo a tu lado, ahora, déjame sola"», explicó la madre.


Núria y Marta nacieron a las 32 semanas de gestación en una cesárea programada que fue compleja, por la dificultad de extraer dos bebés con un único cordón umbilical. Los primeros seis meses estuvieron cara a cara, mirándose todo el día la una a la otra, ya que estaban unidas frontalmente por la parte baja del esternón y el abdomen, compartiendo el hígado. Por eso, durante los primeros días después de la operación, las dos niñas, que son idénticas genéticamente, lloraban constantemente si las recostaban de espaldas, explicaron los especialistas.


La intervención quirúrgica, en la que participaron una treintena de profesionales, tuvo como principales complicaciones la división del hígado y el cierre de la piel y el tejido muscular en la zona en la que se hizo la separación. «Una cirugía hepática siempre puede entrañar riesgos, había que cortar vasos comunicadores, pero en este caso todo salió bien», señaló el jefe de cirugía pediátrica del Valle de Hebrón, Vicenç Martínez, quien detalló que una de las niñas tenía la mayor parte del hígado en su cuerpo y la otra una porción más pequeña.


Los especialistas sostienen que las dos siamesas podrían haber sobrevivido unidas porque el órgano compartido funcionaba bien, pero cualquier complicación en la salud de una habría afectado la otra, así que, para garantizar una buena calidad de vida, la mejor opción era separarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine