09 de julio de 2014
09.07.2014

Radiólogos e intensivistas se suman a la creciente nómina de descontentos del HUCA

Los especialistas en rayos denuncian escasez de escáneres y resonancias y subrayan que el Millennium ha llevado el "caos"al área de hospitalización

09.07.2014 | 02:12

La insatisfacción se extiende por los diversos servicios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). A la creciente nómina de descontentos se suman 65 trabajadores de la unidad de vigilancia intensiva (uvi) de cirugía cardíaca y 26 médicos del servicio de radiodiagnóstico, que han optado por difundir sendos comunicados en los que detallan las causas de su malestar.

Los intensivistas reclaman más contrataciones, toda vez que, tras la mudanza al edificio de La Cadellada, "se pretende que, en una de las nuevas unidades, algunos enfermeros/as atiendan en su jornada laboral hasta a tres pacientes, en vez de a dos como hasta ahora", una medida que "provoca una tensión mayor a los trabajadores y por tanto un descenso en la calidad asistencial". Entre tanto, los radiólogos subrayan que "el equipamiento, a pesar de ser de última generación, ha disminuido en número con respecto al antiguo hospital, siendo el número de TC [escáneres] y resonancias insuficientes para dar un servicio de calidad, no pudiendo realizar los estudios, especialmente los más preferentes, en el tiempo recomendable".

Estos manifiestos de protesta se suman a los cuatro publicados con anterioridad por: 28 médicos de urgencias; 47 facultativos y enfermeros del área de pediatría; 24 psiquiatras; y 126 enfermeros y auxiliares de enfermería.

La situación en el servicio de radiodiagnóstico ya había sido muy tensa en el último año y medio del viejo HUCA. Ahora, los especialistas denuncian "carencias" de medios materiales, humanos y organizativos, y sostienen que el controvertido programa informático Millennium "ha roto" su sistema de trabajo, "llevando a la desesperación de todo el personal". Según los radiólogos, "cualquier tarea sencilla como solicitar una radiografía de tórax, una pequeña nota clínica, supone minutos y minutos". Esto hace que "nuestro tiempo médico" se reduzca y "ha convertido nuestro servicio en caótico, especialmente en la zona de hospitalización".

El personal de la uvi cardíaca sostiene que "el proceso con el que se ha acometido la puesta en marcha del nuevo HUCA no corresponde a una sociedad desarrollada y a un país democrático".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014