Oviedo, Patricia MARTÍNEZ

«Percibir algo con cualquier sentido o con la inteligencia», así define la Real Academia de la Lengua el verbo ver en su segunda acepción. «Por lo visto. Escritos sobre Arte (II)» recopila las percepciones del crítico de arte Rubén Suárez durante los últimos cinco años. El libro fue presentado ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, periódico en el que Suárez colabora como crítico de arte. Con cualquier sentido o con la inteligencia, «Rubén Suárez descubre valores y mundos que a menudo, de no ser por él, permanecerían ignotos, no sólo para el público espectador sino incluso para los propios autores», escribió Evaristo Arce, director de la Colección Masaveu, en el prólogo del libro.

Esta capacidad de radiografía, poseída sólo por los superhéroes de las historietas de cómic, quedó demostrada con algo más que una anécdota que Isidoro Nicieza, director de LA NUEVA ESPAÑA, relató en la presentación del libro: «Un joven artista me preguntó por qué Rubén había visto cosas que no estaban en el cuadro pero que eran reales y dijo sentirse como si le hubiera estado espiando mientras se peleaba con el lienzo». Román Suárez Blanco, director de la Caja Rural de Asturias, valoró esta capacidad como una «mirada escrutadora, que no se limita a mirar el cuadro sino que se produce el milagro y entra dentro de él». Más de un centenar de textos forman el libro, continuación de «Por lo visto. Escritos sobre arte», publicado en 2003. Críticas en su mayor parte, aunque el autor prefiera hablar de «comentarios», Suárez también recopiló escritos para catálogos de arte y otras reflexiones.

La polisemia del lenguaje y del arte serpentean a lo largo del libro, cuando ya en sus primeras páginas Guillermo García-Alcalde titula el prólogo «La visión que se hace visible», aludiendo de nuevo a esa condición casi mágica de Suárez. No en vano, el propio autor eligió para su libro una cita de la artista catalana Ester Pastergàs en la que describe una crítica como «un trabajo de literatura paralelo y, en su radicalidad, independiente de la obra que se tome de partida». Esta estrecha colaboración del arte y la palabra, en el mejor de los casos confundidos en una sola cosa, ha sido el objetivo de Suárez en sus líneas. Relación del arte con la palabra que no queda lejos de la dedicación periodística de Rubén Suárez. A propósito de la densidad del título, recordó Nicieza el arte del titular en prensa, y Suárez Blanco destacó «la categoría periodística del hombre transitivo, el hombre que llega a un sitio, averigua qué es lo que ocurre, escucha y luego dice, que es capaz de contar».

«Por lo visto. Escritos sobre arte (II)» germinó hace cinco años tras la presentación del primer volumen, «en un acto igual que éste, en el que estábamos los mismos. Dentro de cinco años, a por el tercero», recordó el autor, que definió el libro como un «resumen y recordatorio, un testimonio del arte que se ha podido ver en Asturias y del que han llevado fuera artistas asturianos. He pretendido una mejor comprensión del arte contemporáneo. Si consigue que haya más lectores de arte esta labor no habrá sido en vano».

Con cualquiera de los sentidos o con la inteligencia podrá el lector consultar lo que Suárez Blanco describió como un «libro necesario para cualquiera que quiera saber qué pasó en la última época de la pintura asturiana».