Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obstrucción del Alcalde a los técnicos puso en riesgo el castro de Grandas de Salime, según Patrimonio

Cultura constata la "seria degradación de diversas estructuras de protección"

Aspecto de la casa romana del Chao Samartín, el lunes, durante la visita de los técnicos. S. Rodríguez

La Consejería de Cultura evitó ayer cargar las tintas contra el Alcalde de Grandas de Salime, Eustaquio Revilla, de su mismo partido, el PSOE, pero aún así reconoció que su negativa a permitir el acceso al castro del Chao Samartín a los técnicos de Patrimonio puso en riesgo el yacimiento.

Fue la prohibición de Revilla al acceso de los expertos que debían encargarse del rescate y consolidación del conjunto pictórico de la casa romana (domus) del Chao lo que motivó que los responsables de la Consejería de Cultura pidieran amparo al juez para poder entrar en el recinto, según lo dispuesto en la Ley de la jurisdicción contencioso-administrativa.

La medida, un tanto llamativa, y más tratándose de instituciones del mismo partido político, estuvo motivada, según las autoridades del Principado, "por la negativa del Ayuntamiento a permitir actuaciones de restauración en el castro, con el consiguiente riesgo que esto supone para el patrimonio". Con dicha intervencion, Cultura ha ejercido sus competencias en materia de protección de patrimonio cultural en el yacimiento, de acuerdo con la ley de Patrimonio Cultural 1/2001 de 6 de marzo.

Así las cosas, los técnicos de Patrimonio entraron anteayer, lunes, en el castro para evaluar los daños del último temporal con una orden judicial y acompañados por agentes de la Guardia Civil, después de ver fracasados anteriores intentos de trabajar en el yacimiento por la firme oposición del alcalde.

En la visita del lunes, los expertos comprobaron el estado general del yacimiento y de los efectos ocasionados "en estos meses de abandono". El informe elaborado por la Dirección General de Patrimonio Cultural "constata una seria degradación de diversas estructuras de protección, y confirma los graves riesgos que la demora en la intervención podría ocasionar".

En ese sentido, está previsto que los trabajos de restauración se inicien esta semana con la finalidad de evitar que las pinturas romanas que aún permanecen en los muros acaben degradándose con la humedad y las heladas. Desde Cultura aseguran que el fin primordial es actuar con urgencia sobre este conjunto de acuerdo con el proyecto aprobado por la comisión permanente del Consejo de Patrimonio Cultural y valorar las intervenciones que habrán de seguir para garantizar la preservación de las ruinas y su adecuada exposición pública.

El pasado verano, durante una visita al castro, Adolfo Rodríguez Asensio mostró su disposición a recuperar en su totalidad la casa romana, incluyendo las pinturas, y a trabajar en la consolidación de las cabañas. Durante esa visita se anunciaron varios proyectos para el verano de 2014, entre ellos la recuperación del pavimento del patio columnado, y la reconstrucción de la entrada monumental de la domus con el fin de recrear los dos torreones y el cuerpo de guardia, elementos que favorecerán la comprensión del recinto y ofrecerán una imagen espectacular y poco habitual, por su monumentalidad, en los castros asturianos.

Compartir el artículo

stats