Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un estudio genético analiza las migraciones humanas desde África

La investigación constata los largos viajes de los denisovanos

La genética se ha convertido en una buena aliada de los principales acontecimientos de la historia, pero no sólo de la más reciente, sino de la antigua. Ahora, un equipo de investigadores ha logrado "rastrear genéticamente" las migraciones que desde África protagonizó el hombre moderno hace miles de años.

En concreto, estos investigadores, liderados por científicos de la Universidad de Washington (EE UU), han analizado las variaciones en el número de copias del genoma (segmentos del genoma que se repiten o eliminan a lo largo de la historia) de 236 individuos de 125 poblaciones distribuidas por todo el mundo.

Luego las compararon con datos de neandertales y de denisovanos ("Homo" cuyo hallazgo se anunció en 2010 y que se encontró en Siberia).

En total, este trabajo identifica 14.467 variaciones en el número de copias en los genomas, pero no todas están presentes en todas las poblaciones, comentó Irene Gallego Romero, de la Universidad de Chicago y una de las firmantes de este artículo, que publica la revista científica "Science".

Entre esas variantes, los investigadores constataron que cinco de ellas eran compartidas por individuos actuales de Oceanía con los denisovanos (se ha sugerido que esta posible nueva especie de "Homo" vivió entre hace alrededor de 700.000 y 40.000 años). Esto confirma, según Gallego Romero, "los largos y movidos viajes de los denisovanos y de los colonos de Oceanía".

Africanos ancestrales

Los científicos constataron que, como era de esperar, los africanos muestran más evidencias de secuencias genéticas ancestrales en comparación con las poblaciones no africanas, según una nota de la Sociedad Americana para el Avance de la Ciencia. Pero este análisis genético no sólo ha servido para rastrear las migraciones del hombre moderno desde África o constatar el ADN que comparten "Homo sapiens" y neandertales, sino que también revela especificidades genéticas vinculadas a enfermedades. El trabajo sugiere que las variaciones en el número de copias en el genoma, las duplicaciones o supresiones, podrían estar sujetas a la presión de la evolución y selección: el genoma ha ido cambiando para mejorar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats