Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SARA COUDEN | Mezzo, mañana participa en el concierto de Navidad

"Si tienes fe, cantar 'El Mesías' es una experiencia muy fuerte"

"Me encantan las óperas de Rossini y de Wagner; sobre esos dos grandes compositores estoy trabajando"

Sara Couden, en el Auditorio de Oviedo.

Sara Couden, en el Auditorio de Oviedo. MARÍA GÓMEZ

La mezzosoprano norteamericana Sara Couden cantará mañana, en el Auditorio de Oviedo, "El Mesías", de Haendel, en un concierto extraordinario que, bajo el epígrafe "Europa canta a la Navidad", promueve la Fundación Princesa de Asturias. La cita es a las ocho de la noche. Sobre el escenario, la OSPA, el Coro de la Fundación y cuatro solistas, entre ellos Sara Couden, todos bajo la batuta del maestro Rossen Milanov.

-Norteamericana, ¿pero de dónde?

-De EE UU.

-Precisando...

-De California.

-Aún.

-De cerca de San Francisco.

-¿Dónde se formó?

-Primero, en el Conservatorio de San Francisco, y después, en la Universidad de Yale, que tiene un programa de música antigua. Y ahora estoy en el de jóvenes artistas del Metropolitan.

-¿Joven, de qué edad?

-Treinta y dos años.

-¿Cuándo se inició profesionalmente?

-Se puede argumentar que aún no he empezado, porque me sigo formando.

-¿Especializada?

-Me encanta la ópera y también las piezas de concierto de Bach, Haendel y Mozart.

-¿Qué óperas?

-Las de Rossini y Wagner. Sobre esos dos grandes compositores estoy trabajando. Y sobre Haendel.

-Un campo muy variado.

-Cuando se tiene una voz grave, hay que coger lo que ofrecen.

-¿A qué grandes mezzos sigue?

-Marilyn Horne y Ebe Stignani, por ejemplo.

-¿Qué caracteriza a esas grandes mezzos?

-Me encanta el poder de su técnica, el volumen de la voz y la homogeneidad en todo el rango de voz y la coloratura. Me gustan mucho las cantantes que son extremadamente expresivas.

-¿Cómo ha llegado hasta Oviedo?

-Conocí a Marilyn Horne en un programa de formación. Y por ahí entré en el del Metropolitan. Canté para el representante de la señora Horne en su apartamento y muy cortésmente me ha buscado actuaciones y cosas que hacer. Y ha cuajado en este concierto.

-¿Ha cantado otras veces en España?

-No, es la primera vez.

-¿Y en Europa, en general?

-En una gira de un coro por Italia.

-¿Es consciente de que el viernes todo mundo estará pendiente de su debut?

-No quiero saberlo.

-Bueno, es estimulante al tiempo que arriesgado.

-Sí. Pero quizá un poco menos emocionante sería mejor.

-¿Ha cantado "El Mesías" en otras ocasiones?

-Sí, más veces, en California.

-¿Cómo es la partitura que le corresponde?

-Me encanta. Es la primera pieza con la que trabajé. Es un reto. Una voz grave en un rango difícil para una mezzo.

-¿Y en general?

-Todas las partes de la obra son magníficas. Espléndido lo que canta el tenor, emocionantes las partes de la soprano y el bajo. Mi parte creo que busca el interior. Se trata de meter todo lo exterior en el interior y expresarlo convenientemente. Creo que la soprano canta para tocar el cielo, lo hace de maravilla y lo consigue. La mezzo trata de interiorizar eso mismo.

-¿Qué tal los ensayos?

-Muy bien. Mis compañeros son maravillosos, con una línea de canto bellísima. El Auditorio es magnífico y el maestro, también.

-¿Influye la Navidad para cantar esta obra?

-Permite conectar con el aspecto espiritual de estas fechas. Es una maravilla lograr esa conexión. En California, según mi experiencia personal, acudíamos en familia a oír "El Mesías". Creo que es frecuente que sea una experiencia en familia. Me gusta tener los dos aspectos de estas fechas, la fiesta de Navidad, religiosa, y también el sentido de la familia. Y además, la música.

-¿Es igual esta obra para un cristiano y para alguien que no lo sea?

-Sólo tengo mi propia experiencia. Desde el punto de vista secular, la belleza de la música es muy profunda. Sin ningún vínculo de espiritualidad es una pieza maravillosa. Si tienes fe es una experiencia muy fuerte.

-¿Y con él?

-Es imposible escuchar música sin tener algún tipo de experiencia espiritual. Y no hablo de Dios, sino de la conexión entre la cabeza y el corazón.

Compartir el artículo

stats