Investigadores del Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona del CSIC y del Imperial College de Londres han descubierto que los polímeros con estructura molecular sin curvatura son los mejores para captar energía solar. El estudio, coliderado por Mariano Campoy, del CSIC, y Jenny Nelson, del IC de Londres, supone un hallazgo importante para la obtención de paneles solares más efectivos, al señalar que con los materiales resultantes se consigue pasar del 4-5% de eficiencia al 8,5%, ya que tienen mejores propiedades electrónicas y mejoran el transporte de carga. El gran reto de la energía solar es cómo lograr materiales capaces de absorber mayor cantidad de luz y obtener más energía, y hasta ahora gran parte del trabajo de mejora de las células solares se centra en el color de los materiales, en extender su absorción hacia el rojo o incluso el infrarrojo, de forma que aprovechen la mayor fracción del espectro solar posible.