Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El contratenor Xavier Sabata cierra la "Primavera Barroca" con Haendel y Vivaldi

Ofrece hoy un recital en el auditorio de Oviedo con la orquesta Vespres d'Arnadí sobre la figura de Orlando furioso

Xavier Sabata.

Xavier Sabata. LUISMA MURIAS

"Orlando furioso", el arquetipo de Ariosto, musicado por Haendel y Vivaldi entre otros compositores, cerrará hoy, a las ocho de la tarde, la "III Primavera Barroca" en el auditorio de Oviedo. La figura estelar de la velada será el contratenor Xavier Sabata que ofrecerá el recital sobre piezas de los dos autores indicados, con la orquesta Vespres d'Arnadí, dirigida por Dani Espasa.

"Orlando se pasa la vida buscando el amor" comentó ayer Sabata, en vísperas de la cita musical "y tiene muy poca capacidad para parar y respirar, para vivir el presente. Es realmente una figura muy contemporánea. Viajo mucho y veo en muchas ciudades, en muchos sitios, esa inquietud, esa búsqueda constante y al tiempo no ver lo que está delante".

Distintos compositores han abordado esa figura. "Me centro en los dos Orlandos más conocidos. Tuve la suerte de cantarlos en teatros alemanas en los últimos meses, en Oviedo será el colofón" comenta el contratenor.

"No hay buenos ni malos, Orlando es un héroe y es el mismo tiempo un antihéroe, lucha por un ideal que no existe, es un loco que inventa la realidad para justificarse. Huye de su incapacidad de amar. Inventa un mundo, una fantasía. Es algo propio de los personajes malos que no tienen las emociones correctas. Me gusta diluir los límites que se utilizan para definir los roles en la ópera barroca".

Vocalmente las obras de Haendel y Vivaldi, los pasajes que va a abordar Sabata, son muy distintos. "Lo que voy a cantar de Haendel está compuesto para un castrato. Está escrito al final de la carrera del compositor. Haendel es ese momento ya no soportaba a Senesino. Habían tenido muchos éxitos juntos pero llegó un momento en que no se aguantaban. Escribió una obra que sabía no le iba a gustar. Pero al mismo tiempo es maravillosa y perfecta para sus cualidades. Diluye las arias y escribe grandes escenas. Sí pone dos arias de coloratura, pero en la mayor parte del curso de la obra le impone aspectos teatrales, como ocurre la gran escena de la lectura. No le gustó nada a Senesino. Era otra cosa, muy distinta a lo que estaba acostumbrado. Y protestó y después del estreno se fue de Londres y no volvieron a colaborar".

El contratenor también va a cantar en su recital de hoy en Oviedo otra aria escrita para Gaetano Berenstadt, "otro castrato que también estaba en Londres. Era de origen italiano de familia alemana. Siempre hizo de malo. Era poco agraciado físicamente y con problemas de salud por culpa de la castración. Pero era un gran intelectual. Haendel la escribió con tresillos, adrede, para mostrar el desequilibrio porque hay que meterla en un ritmo binario y queda desigual".

Del Orlando de Vivaldi, también pensado para un castrato italiano, "elegí un aria de tormenta. Lo mejor son los recitativos para el personaje principal. Las arias son muy buenas, pero me interesan más los recitativos".

Sabata estará en escena con la orquesta barroca Vespres d'Ardaní, una formación catalana con origen valenciano. El director residente es Dani Espasa, un músico de gran nivel que toca el clave y jazz con raíces judías. Ofrecerán también una obra para dos trompas de Vivaldi, muy espectacular, y una obertura.

Compartir el artículo

stats