08 de agosto de 2016
08.08.2016

Bueno, la luz del pensamiento español desde Asturias

El filósofo, padre de la teoría del cierre categorial, fallece a los 91 años, tan sólo dos días después de la muerte de su esposa, Carmen Sánchez - Padre del materialismo filosófico y la teoría del cierre categorial, en 1960 se incorporó a la Universidad de Oviedo, donde deja una nutrida escuela

08.08.2016 | 02:04

El filósofo asturiano Gustavo Bueno Martínez falleció en la mañana de ayer en su casa de Niembro (Llanes) a los 91 años de edad, solo dos días después de que muriese, también en el domicilio familiar llanisco, su esposa Carmen Sánchez Revilla, de 95 años.

Bueno, riojano de nación, fue incluso para sus detractores uno de los grandes pensadores del último medio siglo desde su cátedra en la Universidad de Oviedo y, después, a partir de la fundación que lleva su nombre. Su ontología, el materialismo filosófico, y su gnoseología, el cierre categorial, son radicalmente originales y trituradores de metafísicas, espiritualismos, dogmatismos y fundamentalismos.

Trabajador infatigable y valiente hasta la temeridad se ganó fervorosos seguidores y también furibundos opositores desde, en los inicios, la derecha católica, extendiéndose la enemiga a la izquierda establecida, a los nacionalismos separatistas y a la academia conformista. Deja una obra inmensa y abierta, cinco hijos y cinco nietos.

Hace ahora exactamente diez años, en agosto de 2006, el filósofo Gustavo Bueno evaluaba desde su casa de Niembro la tarea por hacer y el tiempo disponible. "Tengo cierta sensación de apresuramiento para desarrollar todo lo que tiene que ver con la teleología de los organismos. Pero como no sabes cuánto tiempo te queda de vida, yo calculo que unos 7 u 8 años y además surgen cosas que no dependen de tu voluntad y que te impiden disponer de tu tiempo... vamos, para ser sincero, con lo que hay escrito hay de sobra para que cualquier persona con la inteligencia y los intereses que tenga pueda escribir lo que quiera sin decirle yo nada. Yo hago lo que puedo y se acabó. Por hacer está todo. Si yo fuera músico diría que me falta el tercer movimiento, pero aquí es distinto: la sinfonía está incompleta desde el principio. Total, que si hubiera diseño inteligente tendría que vivir quizá 30 años más".

Era una coda final irónica, marca inequívoca de su carácter. "Tengo arte para largo pero sé desde hace tiempo que no tengo vida suficiente y yo empecé a renunciar a muchas cosas desde hace años". Ciertamente, calculó bastante bien el tiempo personal disponible; indicó, sin falsas modestias, que deja cimientos para tres o cuatro templos como el Partenón y firmó para siempre, aludiendo a Schubert, una frase hermosa y genial: sí, su obra es una sinfonía incompleta desde el primer acorde.

Gustavo Bueno Martínez nació en la ciudad riojana de Santo Domingo de la Calzada, el 1 de septiembre de 1924, en el seno de una familia de médicos. Estudió en Zaragoza y Madrid. Catedrático de Instituto en Salamanca y a partir de 1960, en la Universidad de Oviedo, que eligió "porque la ciudad estaba rodeada por un cinturón industrial y no de incienso como la de Salamanca".

Fue decisiva también la atracción de Feijoo. Desde unos años antes la familia Bueno ya acudía a veranear al pueblo llanisco de Barro. Después de una década de silencio en cuanto a publicaciones, pero con una gran actividad universitaria, en especial gracias a unos seminarios que se convirtieron en leyenda, dio a la luz "El papel de la Filosofía en el conjunto del saber", su primera gran obra. Le seguirían vertiginosamente "Ensayos materialistas", "Etnología y utopía" y "La metafísica presocrática", entre otros. Por ese tiempo cristalizó su sistema de pensamiento, original y radical, denominado materialismo filosófico.

La clave es su idea de materia que apenas nada tiene que ver con los cuerpos, los bultos, las masas o los átomos según es común considerar. El mismo lo explicó: "La materia no es una sustancia única, que es la tesis de los presocráticos y la de Marx, sino que tiene géneros distintos, y concretamente tres géneros: M1, M2 y M3. M1 es la materia física. M2 es la materia psicológica, el ánimo, la psique, y luego está M3: por ejemplo, la distancia entre dos cuerpos es también material, pero no corpórea. Materialismo es pluralismo, pero sin continuidad entre las partes de la materia. Lo esencial es la discontinuidad, que fue el gran descubrimiento de Platón". Paralelamente su teoría de la ciencia, el "cierre categorial", de carácter constructivista frente a los cortes epistemológicos, tan de moda entonces, sentó sus reales. Bueno publicó cinco volúmenes de un proyecto que se anunció mucho más amplio y que alguno de sus discípulos tendrá que desarrollar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Televisión


Los Lobos en un programa de 'Boom'.
Los Lobos de 'Boom' consiguen el mayor premio de la historia de la televisión

Los Lobos de 'Boom' consiguen el mayor premio de la historia de la televisión

Los concursantes han grabado ya el programa en el que se llevan el bote, según avanza Marca

'La Casa de Papel': así funciona el tiempo en la 3ª temporada

'La Casa de Papel': así funciona el tiempo en la 3ª temporada

La serie que ha conquistado a medio mundo regresa con nuevos capítulos el 19 de julio

Iker Jiménez: "El diablo baja la audiencia de 'Cuarto Milenio'"

Iker Jiménez: "El diablo baja la audiencia de 'Cuarto Milenio'"

El presentador del programa sobre sucesos paranormales desvela sus mayores miedos

Este es el motivo por el que la mujer de Chelo no quiere visitarla en 'Supervivientes 2019'

Este es el motivo por el que la mujer de Chelo no quiere visitarla en 'Supervivientes 2019'

Marta Roca declina la invitación del programa, a pesar de las peticiones de su pareja, para viajar...


'Paquita Salas' lanza un nuevo tráiler de su tercera temporada

'Paquita Salas' lanza un nuevo tráiler de su tercera temporada

La nueva entrega de la exitosa serie de Neflix comenzará este mismo viernes 28 de junio

Revolución silenciosa

Revolución silenciosa

Sin audiencias espectaculares RTVE está a la vanguardia de la información más comprometida