Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mujeres extraordinarias

Correcta aunque insípida historia de racismo y coraje

Cuando llega el momento en el que una de las científicas negras que empiezan a trabajar en la NASA tiene que recorrer un trecho vergonzosamente largo para ir a los aseos "para personas de color", el espectador adivina sin gran esfuerzo que más adelante el gran jefe blanco (Kevin Costner, no por casualidad) que hace las veces de ciudadano tolerante y generoso hará lo justo y necesario para terminar con esa injusticia. A golpes, si hace falta. Y es que Figuras ocultas, con ese título tan apropiado para un un documental, es un ejemplo imbatible de cine previsible, cargado de buenas intenciones y tan respetable en su fondo de denuncia contra la segregación racial como aséptico en sus formas, directamente emparentadas con lo que solemos llamar estética de telefilme. Nada que objetar a un reparto excelente (incluido Costner, a quien se le regala la mejor frase: "Aquí en la NASA todos orinamos del mismo color") ni a la recreación de aquella sociedad en la que los negros no podían compartir espacio con los blancos en bibliotecas, autobuses y servicios. Ni usar la misma cafetera. Veraz en las conversaciones cotidianas de las mujeres y amena a la par que visualmente insípida, solo al final se le va la pinza con un arrebato épico-patriótico que no pega mucho con el moderado tono del discurso anterior.

Compartir el artículo

stats