Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arte asturiano brilla en Madrid

Cinco galerías de la región tratan de abrir nuevos mercados para los artistas del Principado en la gran semana de las ferias de la creación plástica en la capital

1. Obra de Pablo Armesto en Marlborough. 2. La galerista Arancha Osoro con obra de Kiko Miyares. 3. Obra de Pelayo Ortega en Marlborough. 4. El stand del Principado en ARCO.

1. Obra de Pablo Armesto en Marlborough. 2. La galerista Arancha Osoro con obra de Kiko Miyares. 3. Obra de Pelayo Ortega en Marlborough. 4. El stand del Principado en ARCO. MODEM PRESS

El sol del Arte español -o del coleccionismo- que es la feria ARCO comenzó ayer a brillar en Madrid anunciando la primavera que ya se vislumbra. Y a su calor despuntan también otras ferias más modestas que rotan a su alrededor, demostrando que existe vida artística en otros planetas. Ferias

Tras el adiós hace un par de años de la galería Espacio Líquido, Asturias se quedó sin representación en ARCO, pero el desembarco asturiano, sobre todo gijonés, en estas otras ferias es numérica y artísticamente muy importante. Cinco galerías asturianas -además de la asturmadrileña Puxa Gallery- presentan las obras más reciente de sus artistas de cabecera en Just MAD; dos lo hacen en Art Madrid y otras dos en Drawing Room, la feria del dibujo que cumple su segunda edición.

Just MAD, que abre sus puertas hasta el 26 de febrero, nació con el objetivo de dar protagonismo tanto a artistas oficiales y de gran renombre como a las galerías y artistas emergentes, apostando por la novedad y la internacionalización enfocada a un público interesado en el arte contemporáneo de carácter emergente. Las galerías gijonesas ATM, Aurora Vigil-Escalera, Bea Villamarín, Gema Llamazares y Viki Blanco forman el elenco asturiano de la feria más joven.

Aurora Vigil-Escalera cumple su segundo año en Just MAD y participa también en Art Madrid. A la primera trajo a tres artistas jóvenes con lenguajes plásticos muy diferentes: la figuración sugerente y cinéfila de Jorge Hernández, el expresionismo abstracto de Santiago Picatoste y las figuras de metacrilato, vinilo y luz de la asturiana Izaskum Escandón. Los tres en grandes formatos porque, según sostiene Aurora Vigil-Escalera, "a las ferias hay que venir a arriesgar y apostando fuerte. Hay que mostrar de qué son capaces tus artistas y que los coleccionistas se fijen en ellos. No voy a las ferias a vender cuadros pequeños y a hacer caja. Pretendo que se pueda difundir la obra para abrir mercados y que los coleccionistas vean de qué son capaces". La Galería Aurora Vigil-Escalera hace doblete en Just MAD y Art Madrid. En la primera, los artistas son más jóvenes y los precios más asequibles, mientras que en Art Madrid "la apuesta es más fuerte con artistas como Genovés, Rodríguez Caballero, Herminio, Matarranz, Ismael Lagares, David Morago... Son obras contundentes y delicadas, de artistas más consagrados. El coleccionista es también diferente. En Just MAD es más joven que busca artistas más próximos a su generación, pero son también piezas muy interesantes que se pueden encontrar a buen precio".

Gema Llamazares hace doblete en Just MAD y Drawing Room. A la primera trajo a los asturianos Avelino Sala, David Martínez y Sandra Paula, además de la instalación "La vida imaginaria" de Federico Granell. Yutaka Mori y Jesús Zurita completan el elenco en esta quinta ocasión en que la galería gijonesa pisa esta feria: "Fuimos los primeros asturianos y repetimos porque es una feria que funciona. El sector se mueve poco y hay que salir afuera, hacer ferias en Europa e intentar que todos los artistas tengan una proyección internacional". En Drawing Room que dirige Mónica Careaga, Gema Llamazares presenta los dibujos de Guillermo Peñalver y Estefanía Martínez.

ATM presenta un proyecto de Jesús Herrera Martínez, becado en la Casa Velázquez por el gobierno francés, una revisión sobre el coleccionismo a través de la pintura y el dibujo. También está presente en Drawing Room. El responsable de ATM, Diego Suárez Noriega, cumple su cuarta edición de Just MAD: "Funciona como plataforma de visibilidad de nuevos talentos y por eso la visitan otros artistas. Hay una parte muy experimental y seguro que algunos artistas se convertirán en artistas de referencia. Muchos artistas consagrados hoy empezaron aquí. Fenómenos como Just MAD se producen al lado de una gran feria como ARCO porque es un I+D para ver hacia dónde caminan las nuevas expresiones artísticas. Además, es interesante a nivel comercial para comprar obra que en unos años se cotizará a precios superiores".

Suárez Noriega opina que el sector del galerismo ha superado con éxito la etapa más cruda de la crisis: "El mercado del arte, aunque siempre está relacionado con la economía general, mantiene cierta independencia. Afectó la crisis pero no sucumbió en ella. En Asturias se abrieron dos galerías y cerró una por jubilación. No todos los sectores pueden presumir de ello. Las galerías asturianas tienen una larga trayectoria. Muchas superan los veinte años y ATM ronda los sesenta. La crisis existe pero no pone en cuestión la actividad ni el sector".

La galería de Viki Blanco centra su apuesta en Inma Fierro, fija de la galería, y una de las grandes vendedoras de la pasada edición. "Su trabajo ha evolucionado y se ha situado en la geometría abstracta con colores vibrantes y espíritu cosmopolita que ya se consolidado". Borja Madariaga expone sus fotografías de gran formato, "plenas de romanticismo visual que solo expresa belleza y pureza". Para Blanco, "Just MAD es la hermana pequeña de ARCO y recoge el descaro de sus primeras ediciones. Aquí se pueden encontrar obras para un museo y para una casa".

La galería de Bea Villamarín abrió sus puertas en Gijón hace un par de años y presenta en Just MAD cinco artistas de su catálogo: "Just MAD es puro arte emergente y nosotros siempre intentamos llevar a artistas jóvenes". Ya estuvieron presentes el año pasado "y nos fue bien. Creo que el mercado del arte va despuntando poco a poco y los coleccionistas parecen más animados a invertir".

En Art Madrid, además de Aurora Vigil-Escalera, muestra el contenido de su galería Arancha Osoro. Las inquietantes esculturas del llanisco Kiko Miyares, la canguesa Covadonga Valdés y las ilustraciones del ovetense Pedro Fano, junto a la pintura del sueco Erik Boccanegra completan la oferta de Osoro, que acude por tercera vez a Art Madrid. "El año pasado nos fue de maravilla y esperamos repetir. Los organizadores de esta feria tienen muy bien organizado el tema de los coleccionistas. Son coleccionistas de alto nivel adquisitivo que hacen pequeñas colecciones personales atendiendo a su propio criterio y gusto. No son inversores. Suelen ser gente entendida que compra lo que les gusta", comenta Osoro.

Aunque no hay galerías asturianas en ARCO, el Principado dispone de un pequeño stand donde presenta el Pentágono del ARTE formado por los museos Barjola, Bellas Artes, Borrón, Niemeyer y LABoral. El viceconsejero de Cultura Vicente Domínguez visitó estos días las cuatro ferias y reafirmó la apuesta de su departamento por el apoyo a los galeristas. El mes que viene, tres galerías de Gijón y una de Oviedo, viajarán al MIA Foto de Milán al amparo de la viceconsejería. "Las galerías asturianas juegan un papel fundamental que no puede hacer la administración", concluyó Domínguez. Junto al Pentágono, la oferta de artistas asturianos tiene que presentarse a título individual en diversas galerías como Marlborough, que muestra obras de Pelayo Ortega y Pablo Armesto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats